Si miras la etiqueta de cada uno de los productos que compras en el supermercado, en la mayoría de ellos  vas a encontrar infinidad de elementos químicos que ni siquiera sabes pronunciar. Pero lo peor no es eso, sino que tampoco conoces cuáles pueden ser sus efectos secundarios en tu organismo.

La pasta de dientes es uno de esos productos e incluye, por ejemplo, el dietanolamina que sirve para hacer espuma pero provoca irritación en la piel y las mucosas, o el fluoruro (que se usa para prevenir caries y fortalecer el esmalte de los dientes pero que, a su vez, es bastante tóxico).

Por otro lado, como casi todos los artículos que proceden de los supermercados, viene envasada en un tubo de plástico. Lo cual implica que, si una familia gasta un tubo de pasta de dientes a la semana, al mes está generando 4 envases de plástico de residuos y al año 52.

Multiplica este resultado por todos los miles de millones de personas que hay en el mundo. ¿Qué obtienes? Miles de millones de toneladas de plástico en forma de residuos que van a parar al medioambiente.

Cuida de tu sonrisa y de la del medioambiente.

¿Y qué podemos hacer? Por un lado, para no comprometer nuestra higiene bucal, que es algo indispensable para disfrutar de buena salud y, por otro, para no poner en peligro al planeta con tantísimos plásticos desechados, lo ideal sería utilizar pasta de dientes natural sin plástico. ¿Habías oído hablar de ella? ¡Quédate y te contamos más!

Descubre las alternativas a la pasta de dientes tradicional, ¡sin plásticos ni químicos! Clic para tuitear

3 Alternativas de pasta de dientes sin plástico

Es probable que, al hablarte de pasta de dientes natural sin plástico, lo primero que hayas pensado sea en su eficacia. Es decir, en sí tiene el mismo efecto de limpieza que una pasta de dientes tradicional.

La mayoría de compuestos que conforman la receta de este tipo de dentífricos son complementos innecesarios para tu limpieza.

Lo que ocurre es que son altamente atractivos, por lo que juegan un papel importante en las campañas publicitarias de los productos. Hablamos de pasta de dientes blanqueante, con sensación de frescor, extra white, pro expert, ultra protectora…

Sin embargo, poco se habla sobre los ingredientes que realmente son necesarios, como:

  • Carbón. Sirve para blanquear de forma natural los dientes y sin dañarlos.
  • Xilitol. Evita la presencia de bacterias y la aparición de caries.
  • Arcilla verde. Cuida a las encías y previene enfermedades.

¿Listo para sonreír y utilizar pasta de dientes sin plástico y sin compuestos químicos? Alternativas al plástico hay muchas y, de hecho, ya hemos hablado anteriormente sobre alternativas al plástico.

¿Qué te parece si en esta ocasión nos centramos en las que están más relacionadas con las pastas de dientes? ¡Veamos qué podemos hacer!

Pasta de dientes sólida

Cuidar de tu dentadura y del planeta al mismo tiempo, ¡es posible! Y una de las opciones que tenemos disponible son las pastas de dientes sin plástico en formato sólido.

Aunque no lleven compuestos artificiales para proporcionar sabor o sensación de frescor, actúan de forma eficaz y, muchas de ellas, llevan un ligero toque aromatizante que hacen que el momento de lavarse los dientes sea más placentero.

No obstante, ten en cuenta que el sabor de una pasta de dientes ecológica sin plástico no será tan pronunciado como el de una industrial. Esto se debe a la cantidad de potenciadores químicos que llevan estas últimas. Sea como sea, ¡lo natural siempre es mejor!

La mayoría vienen en envases respetuosos con el medioambiente y, algunas marcas, ofrecen la posibilidad de reutilizarlos en la próxima compra.

En cuanto a su modo de uso, basta con humedecer el cepillo de dientes y frotarlo en la pastilla sólida hasta que quede impregnado de producto. Algunas marcas que puedes probar son:

  • Pachamamai. Que viene en envases de 20 gramos y dura tanto como 2 tubos tradicionales.
  • Georganics. Otra pasta de dientes sin plástico, eco friendly y zero waste.

Pasta de dientes en tableta

En este caso, más que hablar de pasta de dientes natural sin plástico, hablamos de enjuague bucal ecológico. Este producto, en forma de tableta, funciona de forma similar a una pastilla efervescente.

Se añade en un vaso con agua, la tableta se disuelve y ¡listo! Basta con tener 30 segundos el producto en la boca para disfrutar de sensación de limpieza, frescor y buen aliento.

Una de las marcas que las fabrica son Georganics. El envase contiene 180 tabletas, elaboradas a partir de menthol y bicarbonato de sodio. Es un producto 100% eco friendly respetuoso con tu salud.

Pasta de dientes casera

Por último, si quieres fabricar tu propia pasta de dientes sin plástico ni compuestos químicos, también es posible. ¡Sigue la receta!

Lo primero de todo, toma nota de los ingredientes:

  • Aceite de coco. Beneficia a la flora intestinal y previene la candidiasis oral. Con una cucharada es suficiente.
  • Bicarbonato de sodio. Regula el pH de la boca que normalmente está alterado por los alimentos que tomamos. Añade un cuarto de cucharada.
  • Arcilla blanca. Sirve para pulir nuestra dentadura de forma natural. Es rica en minerales, alcalina y ayuda a reducir la acidez. Con una cucharada está bien.
  • Aceite esencial. Siempre que sean aptos para nuestro consumo, ayudan a combatir problemas como la placa o la gingivitis. Puedes usar menta o lavanda, según tus gustos. Y lo recomendable es añadir no más de dos gotas.

Mézclalo todo, déjalo reposar y ¡listo! Ya tienes tu pasta de dientes natural sin plástico para proteger y cuidar tu sonrisa y la del planeta.

Sea cual sea la opción que elijas, fíjate que está libre de químicos y materiales contaminantes. ¡Prevenir es mejor que curar! Y, siempre que sea posible, reduce el uso de plásticos y otros productos que alteran la calidad del medioambiente.

Aprender a separar envases para reciclar es otra opción, porque el futuro del planeta está en nuestras manos y, si no hacemos pequeños cambios como este, estaremos comprometiendo la supervivencia de muchas especies que hoy habitan en él. ¡Sonríe y ayuda a que los demás sonrían!