Hay padres que se vuelven literalmente locos a la hora de pensar en meriendas ligeras para sus hijos. El ajetreo diario apenas les deja tiempo para ello, aunque saben que es un aspecto que deberían priorizar para su correcto desarrollo.

Por nada del mundo se les ocurriría elegir productos industriales, bollería u otros que puedan perjudicar su salud. Por eso, en este post queremos echarles una mano indagando en el complejo mundo de las meriendas saludables y ligeras.

[box] La alimentación de hoy determina el bienestar de mañana. ¡Cuida a tus peques![/box]

Cuando la mente no dé para más, podrás recurrir a esta lista y salvar algo tan importante como es la hora de la merienda de tus hijos. ¡Te aseguramos que se chuparán los dedos!

7 ideas de meriendas sanas y saciantes para tus peques Clic para tuitear

¿Estás listo para ponerte el delantal? ¡Vamos a preparar meriendas ligeras, saludables y muy ricas!

Ideas para crear tu plan semanal de meriendas ligeras

¿Qué es una merienda ligera? Estamos hablando de este concepto, pero todavía no hemos explicado a qué nos referimos exactamente…

[box type=”info”] Las meriendas ligeras y saciantes, son aquellas que aportan de forma natural los nutrientes que los niños necesitan para crecer con el mínimo de calorías posibles.[/box]

Es decir, les sirve para estar alimentados, saciarse, sentirse bien, disfrutar de una salud de roble y evitar que caigan en el temido sobrepeso. ¡Mejor, imposible!

Antes de pasar a mostrarte ese listado de ideas para preparar, te queremos dejar este otro, en el que encontrarás propuestas para preparar ricos bocadillos: 7 recetas de bocadillos saludables para niños.

Y, ahora, ¡vamos con las nuevas!

Rollitos de pavo y aguacate

Esta propuesta es una gran alternativa a los tradicionales bocadillos o sándwiches. Aportan menos calorías y sacian el apetito de media tarde.

En lugar de pan, vamos a usar tortitas integrales, varias lonchas de pavo, un aguacate cortado en láminas y, para acompañar, quizás algo de ensalada. Ponemos todos los ingredientes en la tortita, ¡y enrollamos!

Es una de las meriendas ligeras y bajas en calorías que tus hijos pueden comer en casa o llevar al parque, guardada en un envoltorio reutilizable y sostenible Roll’eat.

Fruta con yogur

Estos dos alimentos por separado son alimentos ricos en nutrientes, sanos y además están riquísimos. Imagina lo que ocurrirá cuando los juntes.

Es una opción muy atractiva para los peques porque podemos unir sabores, colores, pueden prepararla ellos mismos y pueden desatar su creatividad mientras lo hacen.

Para esto último puedes ayudarlos a darle formas divertidas, ya sea que vayas a preparar la merienda en un vaso o en su bol favorito. ¡Déjate llevar por la imaginación de los peques! Son una fuente inagotable de ideas nuevas.

Una de las combinaciones más saludables es la del yogur con arándanos o melocotón. Aportan muy pocas calorías. No obstante te recomendamos que apuestes por la fruta de temporada.

Frutos secos

Un puñado de frutos secos también puede resultar una buena elección a la hora de preparar meriendas ligeras para niños.

Es muy rápida de preparar, porque apenas tienes que sacarlos de su envase (reutilizable siempre), sacian muy bien y dan ese toque salado al paladar que a todos nos gusta tanto. Eso sí, deben ser frutos secos crudos y no más de 20 o 30 gramos, si no ya no serían tan saludables.

Puedes elegir entre nueces, almendras, avellanas, pasas, anacardos, pistachos… nunca se cansarán de comer siempre los mismos.

Son muy buenos para el corazón y además reducen los niveles de colesterol y triglicéridos, mejoran la salud de nuestras arterias y reducen el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos.

Cereales

Los puedes preparar en barritas, en leche o en yogur. Están muy ricos y combinan bien de cualquier forma. Si los añades al yogur, también puedes compaginarlos con fruta y jugar con los sabores. Con un puñadito es suficiente. Incluso sumarle un hilito de miel. ¡Qué rico!

En leche, lo ideal es que fuera desnatada, para reducir calorías. Y como cereal puedes usar copos de trigo integrales. En verano un tazón bien fresquito de leche con cereales puede ser una de las meriendas ligeras más atractivas de preparar (eso sí, no le pongas azúcar). Y, si te atreves, te proponemos elaborar barritas que puedas guardar y llevar donde tú y tus hijos queráis.

Estas barritas son muy fáciles de preparar. Solo tienes que calentar una mezcla de miel, azúcar moreno, margarina y vainilla, añadirle los cereales que quieras incluir en las barritas y meterlas al horno.

Fruta de temporada

¡No hay excusa para preparar meriendas ligeras y bajas en calorías! Si no te da tiempo a hacer ninguna elaboración más complicada, solo tienes que ir al super y comprar piezas de fruta de temporada.

Para hacerlas más atractivas para los peques, puedes cortarlas y darles formas divertidas. Por ejemplo, creando dibujos en los platos, composiciones con varias de ellas aportando color y frescura… ¡Todo lo que se te ocurra! Lo importante aquí es que tus hijos coman de forma saludable.

Zumos y batidos

Y, además de comer la fruta cortada, puedes usarla para preparar deliciosos zumos y batidos.

Por ejemplo, ¿quién se puede resistir a un zumo bien fresquito de naranja recién exprimida? Seguro que a los peques les encanta y, además, estarán incorporando en su cuerpo una cantidad de vitaminas y nutrientes que les viene genial para su crecimiento.

Si para estas meriendas ligeras prefieres preparar batidos, usa leche baja en grasa, añade las piezas de fruta que más le guste a tu familia, y tritúralo todo muy bien. Mételo en la nevera y cuando esté frío… ¡a saborearlo!

Queso fresco

Este alimento es otra de las meriendas ligeras que podéis incluir en vuestra dieta, y que apenas te va a llevar tiempo en la cocina preparar. Lo puedes comprar ya elaborado para que, cuando quieras dárselo a vuestros hijos, solo sea sacar de la nevera y servir.

Tiene un gran poder saciante, porque un 70% de su contenido es agua, lo cual es perfecto para no incorporar calorías de más. Además, puedes acompañarlo de pan integral. Incluso cortar el queso fresco en rodajas y colocarlo encima de varias rebanadas de este tipo de pan. Será el complemento perfecto para una merienda saludable 🙂

¿Qué te han parecido estas ideas? Esperamos que esta lista de meriendas ligeras para niños, te sirva como fuente de inspiración.

Como ves, para comer sano, no es necesario pasarse horas y horas en la cocina preparando alimentos. Algunos incluso no hace falta ni cocinarlos. ¡No cuesta nada cuidarse! Ahora viene lo complicado, ¿qué elegimos para merendar hoy?