El pasado año, 130 jóvenes han recibido su diploma en formación y prácticas en economía circular gracias al Basque Circular Hub. ¿Cómo te quedas? Y es que cada vez hay más organizaciones implicadas en un cambio que debe venir pisando fuerte desde las acciones de los más jóvenes.

El Basque Circular Hub es el centro de servicios avanzados de economía circular de Euskadi, que fomenta el empleo juvenil de la mano de la economía circular. Este centro es fruto de la unión público-privada entre el Gobierno Vasco, la Universidad de Deusto, el Ayuntamiento de Bilbao,  la Universidad del País Vasco UPV/EHU, Mondragon Unibertsitatea, el Centro de Investigación Aplicada de FP Euskadi-Tknika, y la Fundación Novia Salcedo. ¡Ahí es nada! Este centro es el único del Sur de Europa con estas características: formación avanzada y análisis de tendencias y generación de conocimientos en economía circular.

La primera promoción de jóvenes que han pasado por este centro durante el pasado año 2021, se divide en diferentes programas de formación y prácticas en economía circular.

los jovenes y la economía circular

Formación en economía circular

Programa Circular Berrindartzea: Este programa va dirigido a empresas del sector industrial. 75 jóvenes han recibido una formación de 100 horas y acto seguido desarrollaron sus prácticas en empresas con la intención de detectar posibles oportunidades de negocio en lo que a la economía circular se refiere.

Curso con la Universidad de Deusto: En este caso, son 15 los jóvenes que ya han participado, realizando sus prácticas en 15 empresas vascas obteniendo un análisis de mejora en el ciclo de vida de sus productos.

Basque circular Hub: Un grupo de 4 jóvenes trabajan en materia de vigilancia ambiental directamente para el centro. Con su trabajo han podido identificar oportunidades de mejora en el sector medioambiental, de la construcción y en la alimentación. Cabe mencionar que actualmente se está elaborando un análisis en el ámbito municipal, y es que cualquier sector es mejorable en cuanto a lo que economía circular se refiere.

Por otro lado, 6 jóvenes han podido desarrollar sus prácticas en empresas del Basque Ecodesign Center, investigando temas tan innovadores como la huella ambiental de organizaciones y productos, o la puesta en práctica en empresas de la nueva normativa de la Comisión Europea en materia de finanzas verdes. Otro grupo de 21 jóvenes, también realizará en 2022 sus prácticas en 14 empresas del Basque Ecodesign Center, para el despegue de su economía de forma racional tras su curso avanzado de 120 horas formativas.

Como hemos visto, muchos jóvenes se han formado y han tomado acción en empresas ayudando y fomentando unas buenas prácticas en las mismas. Cabe mencionar que a día de hoy, ya existe un posgrado de economía circular aplicada a la empresa, consolidándose con 30 alumnos y convirtiéndose este año en un master propio de la universidad. ¿Y qué nos depara el futuro?

Seguir trabajando la sostenibilidad en 2022

Este es el lema de este año: Seguir formando a los jóvenes y trabajar por una mejora radical en las empresas. Es un hecho que los cursos con temáticas ambientales emergentes irán en aumento, y se prevé la creación de un portal de economía circular con herramientas técnicas para la evaluación ambiental de productos y organizaciones, combinando la huella ambiental y la de carbono con indicadores de economía circular y herramientas para la autoformación.

Se espera que de cara al año que viene, el Basque Circular Hub se convierta en un referente en Euskadi tanto en el sector formativo como profesional de este ámbito, teniendo en cuenta la sostenibilidad y el cuidado del planeta desde las propias empresas. El objetivo es poder superar los datos del año pasado, alcanzando un total de 250 jóvenes y 150 profesionales ya formados.

Desafíos que nos mueven

Actualmente los desafíos de sostenibilidad con los que nos encontramos podemos decir que comparten aspectos similares con el Covid19. Tanto una crisis sanitaria como medioambiental, requieren de la acción conjunta de todos para hacerles frente. Y es que hemos aprendido a valorar lo que verdaderamente es importante, y en este caso, nuestro planeta también lo es. Hemos aprendido que las acciones individuales tienen mucho peso y que la suma de muchas de ellas puede tener un impacto significativo en la comunidad.

Con la proposición firme de crear una concienciación colectiva que sea eficaz, debemos añadir la sostenibilidad en los diferentes ámbitos y niveles, incluida la formación de los más jóvenes. Se debe de integrar el concepto de sustentabilidad en aspectos económicos, sociales y ambientales.

“Porque los jóvenes son el motor del cambio”