¿Te has planteado alguna vez qué ocurriría si no existiera suelo fértil donde cultivar? Muy fácil. Nuestra alimentación sería totalmente distinta a como la conocemos hoy. Y no solo eso, sino también nuestra salud. Lo más probable es que hubiera más enfermedades, más obesidad, más cáncer… Y la razón es que no quedaría otra alternativa que hacer uso de la química para fabricar alimentos.

De una forma u otra, esto ya está ocurriendo. La agricultura cada vez emplea más sustancias químicas como los plaguicidas para poder abastecer a una mayor cantidad de población. Con lo cual, la problemática ya es una realidad.

¿Quieres acabar con los plaguicidas? Fomenta acciones como estas Clic para tuitear

Los plaguicidas normalmente se usan con dos fines claros: controlar la aparición de insectos y otros organismos que invaden los cultivos y acelerar la producción. Pero también tienen dos consecuencias irreversibles; daños en el medioambiente y daños en la salud de las personas. Preocupante, ¿no?

Confía en la agricultura ecológica y combate los efectos de los plaguicidas en el medioambiente y la salud.

Así que, veamos en detalle cuáles son los efectos ambientales de los plaguicidas, así como aquellos que también provocan en la salud para analizar posibles soluciones.

Efectos ambientales de los plaguicidas

Como decíamos antes, el uso de los plaguicidas tiene un lado malo y un lado bueno. En este caso nos toca hablar del malo. El abuso de este tipo de sustancias es una gran amenaza para el medioambiente.

La peor noticia de todas, es que no impactan únicamente en el suelo, sino que como veremos ahora, dañan otros elementos naturales.

Efectos ambientales de los plaguicidas

¿Listo para descubrir cuáles son los efectos de los plaguicidas en el medioambiente y en el suelo? ¡Empecemos!

  • Contaminación de aguas superficiales y subterráneas:

Estas sustancias se transportan principalmente por el agua y el aire, y esto provoca que ambos elementos naturales acaben contaminados. En el caso del agua, el impacto es mayor porque se acumulan y pueden acabar en los tejidos de las especies acuáticas.

  • Intoxicación de especies acuáticas:

Como consecuencia de lo anterior, muchos animales que viven en las aguas cercanas al suelo donde se aplicó el plaguicida acaban intoxicadas. Y lo peor es que esas sustancias se van a ir transmitiendo a lo largo de toda la cadena alimentaria. Siendo lo más probable que acaben en nuestro cuerpo.

  • Degradación del suelo:

Uno de los efectos ambientales de los plaguicidas más directos es este. La alteración de las propiedades del suelo y del ecosistema que conforma. Esto va a provocar que las especies que viven en él, acaben desapareciendo.

  • Generación de residuos:

Por último, todas estas sustancias se comercializan en envases de plástico. ¡Lo que significa más residuos! Por lo tanto, además de los daños que provoca en el entorno natural donde se aplican, también ocasiona daños a gran escala como la acumulación de plásticos en mares y océanos.

Efectos de los plaguicidas en el ser humano

¿Y qué ocurre cuando somos nosotros los que entramos en contacto con los plaguicidas?

  • Dolor de cabeza. Este es uno de los efectos de los plaguicidas en el ser humano más común. Al respirar las partículas que se quedan en el aire o ingerirlas a través del agua, aparece la fatiga.
  • Náusea. Otro de los efectos son los vómitos que provocan estas sustancias. La principal causa es la ingestión, ya sea por tomar alimentos que contienen restos de plaguicidas, o haber estado en contacto con aguas contaminadas.
  • Enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Cuando la exposición es mayor, aparecen enfermedades como estas. Los efectos de los plaguicidas en la salud pueden llegar a causar complicaciones serias, que van a depender de su toxicidad y el tiempo en que se esté en contacto con ellos.
  • Cáncer. Y, en caso de que tanto la exposición como la toxicidad sea extrema, aparecerán afecciones más graves como cambios genéticos, tumores, trastornos en el sistema nervioso, endocrino, en el torrente sanguíneo, cáncer e, incluso, la muerte.

Cómo frenar los efectos de los plaguicidas

Después de ver los graves efectos de los plaguicidas en la salud humana y en la salud del planeta, ¿no crees que deberíamos buscar alternativas y frenar su uso?

Hablemos de eco momentos y acciones que podemos incorporar en nuestro día a día para luchar contra el consumo de plaguicidas y, así, lograr un cambio en la sociedad.

Consumir alimentos ecológicos

Los productos que proceden de prácticas ecológicas de la agricultura, evitan el uso de cualquier sustancia química y dejan que los alimentos crezcan de forma natural. Esto beneficia al suelo, al medioambiente y también a nuestra salud.

Además, los alimentos que podemos encontrar en cualquier supermercado ecológico están mucho más ricos que los productos que han sido manipulados.

Promover zonas verdes naturales en las ciudades

Fomentar actividades de cuidado y respeto por el entorno en las ciudades sirve para concienciar a la población de la importancia de aplicar herramientas sostenibles.

Así que… si quieres más zonas verdes en tu ciudad, ¡dilo fuerte!

En este post puedes conocer más sobre este tema: ¿Qué hacen los ayuntamientos para cuidar parques y zonas verdes?

Crear un huerto en casa

Sin duda, la mejor forma de acabar con los efectos ambientales de los plaguicidas y aquellos otros que provocan en la salud es esta. No tiene por qué ser muy grande. La extensión dependerá del espacio que tengas disponible.

Por ejemplo, con varias macetas acomodadas en una terraza es suficiente. Además, puede ser una actividad a desarrollar en familia muy divertida.

Apoyar el Día Mundial de No Uso de Plaguicidas

Otra de las acciones que sirven para frenar los efectos de los plaguicidas en la salud humana, así como en el medioambiente, es celebrar este día internacional. ¡Un eco momento único!

Tiene lugar el 3 de diciembre, y su objetivo es sensibilizar a la población mundial sobre la crisis que está soportando el planeta a causa del uso de sustancias químicas aplicadas en la agricultura.

¿Qué otras alternativas se te ocurren para acabar con los efectos ambientales de los plaguicidas? Es probable que te vengan a la mente más iniciativas para completar esta lista. Atrévete y no las dejes únicamente sobre el papel, ¡ponlas en marcha!