Afortunadamente cada vez existe una mayor conciencia sobre el cuidado del medioambiente. Y acciones como el ahorro de agua, luz, el reciclaje, e incluso la generación de menos residuos empiezan a ganar protagonismo en nuestras vidas. Sin embargo, ¿lo aplicamos en todos los ámbitos por igual? En casa, en la calle, en el parque, en el cole, en la oficina… ¿Es tu empresa sostenible?

[box] La ecología en el trabajo suele ser uno de los puntos débiles de la mayoría de compañías. Bien por parte de la organización, que aún no aplica medidas eco friendly, o bien por parte de los trabajadores que son más despistados en este entorno.[/box]

Es normal que por las prisas del día a día, los deadlines que llegan antes de lo que nos gustaría, reuniones, imprevistos, tareas urgentes… Y, en definitiva, todas las responsabilidades que asumimos, no nos dé tiempo a prestar atención a otros asuntos.

Pero, ¿y si nos proponemos integrar la ecología en el trabajo? De tal forma que sea un proceso más, un hábito para todas las personas que forman parte del equipo. Igual que lo es el café de media mañana, o la reunión a primera hora de los lunes.

Hoy vamos a ayudarte a llevar la ecología al trabajo. Te daremos tips que te servirán para hacer tu empresa más sostenible y concienciar a tus compañeros de que cuidar el medioambiente no cuesta nada y aporta mucho.

¿En qué consiste la ecología en el trabajo y cómo intégrala en tu empresa? Toma nota de estas 7 ideas Clic para tuitear

Así que ya sabes, ¡promueve un comportamiento responsable en tu empresa y cuida de tu entorno!

Ecología en el trabajo: ¿En qué consiste?

[box type=”info”] La ecología en el trabajo se puede definir como el conjunto de hábitos sostenibles que se integran en la empresa para cuidar del medioambiente, así como las acciones para reducir la huella ecológica en el trabajo.[/box]

Es una cuestión de sentido común. Hoy día todos sabemos qué comportamientos perjudican más a nuestro entorno y cuáles lo favorecen. ¡Apostemos por los que más le benefician! Y hagámoslo sea cual sea el lugar donde nos encontremos.

¿Verdad que no se te ocurre salir de casa y dejar la luz encendida? Tampoco lo hagas en tu oficina. Y si nadie lo hace, sé tú el primero o primera. Crea el hábito. Remueve conciencias. Puedes ser el motor de la sostenibilidad de tu empresa.

Cómo llevar la ecología a tu trabajo o empresa

Nuestro objetivo es lograr que todos seamos conscientemente responsables y actuemos de manera respetuosa con el medioambiente (en cualquier ámbito de la vida).

Muchas personas se pasan en la oficina la mayor parte del día. Por lo que no basta con separar envases en casa antes de tirarlos a la basura, o con tener bombillas de bajo consumo en tu salón. ¡Todavía puedes hacer más!

No es responsabilidad única del director de la oficina. También es responsabilidad tuya y de todos los miembros del equipo, incluida gerencia, responsables de área y  empleados. ¡Todos deben contribuir!

Con un poco de esfuerzo e intención por mejorar la sostenibilidad de la oficina, es posible integrar la ecología en la empresa. Incluso recibir certificaciones por ello que avalen estas buenas prácticas y sirvan como reclamo ante proveedores y clientes.

¡Veamos qué se puede hacer para conseguirlo!

Ir al trabajo en bicicleta, transporte público o coche compartido

[box type=”warning”] Cada mañana se forman colas y colas de coches que van hasta los centros de trabajo. Eso se traduce en miles de emisiones de CO2 a la atmósfera.[/box]

Está claro que si el trabajo te pilla lejos de casa, necesitas desplazarte en algún medio de transporte. Pero, ¿por qué no en uno que reduzca el impacto de la contaminación? Por ejemplo, en bicicleta, transporte público o coche compartido.

Es cierto que en estos últimos se emiten igualmente emisiones. Pero no es lo mismo si cada uno de los viajeros fuera en su transporte privado. ¡La ecología en el trabajo empieza aquí!

Controlar la temperatura de calefacción y aire acondicionado

Lo ideal sería que no se superasen los 12oC de diferencia con el exterior. De esa forma evitaremos malgastar energía y dañar el planeta.

Otras medidas a incorporar sería aislar la habitación para evitar fugas de frío o calor, utilizar el modo eco de estos aparatos o apostar por aquellos que vienen clasificados como más eficientes.

Reutilizar papel e imprimir únicamente lo necesario

Todo lo que se pueda gestionar por herramientas digitales como el correo electrónico, evita el consumo de papel y a la vez reduce los residuos generados por las tintas de impresora. Colocar una bandeja de papel reutilizable para darle una segunda vida, es una de las opciones que pueden servir para ahorrar en su consumo.

Llevar comida de casa

La ecología en el trabajo también comienza en casa. En lugar de comprar un almuerzo precocinado que viene en envases con demasiado plástico, prepara la comida el día antes y llevátela en tu porta almuerzo o porta tuppers. ¡Seguro que está más rica! Y además genera menos residuos.

Apaga la luz cuando no sea necesaria

Si ves alguna luz encendida, aunque se la haya dejado otro compañero, apágala. Y ¿por qué no? Toma la iniciativa de colocar carteles sobre los interruptores recordando la necesidad de revisar que todo esté apagado al salir.

Eso sí, ¡carteles hechos con papel reutilizado! Y si es necesario, coméntalo con el resto del equipo en la próxima reunión. ¡Concienciar no cuesta nada!

Digitalizar la documentación

En una empresa se generan miles y miles de documentos al día. ¿Imaginas tenerlos todos en papel? Sería un atentado contra el amazonas. La mejor alternativa pasa por tener ficheros digitales en los que clasificar y almacenar toda la documentación necesaria.

[box type=”warning”] Si esto todavía no es un hábito en tu empresa, comunícalo a dirección y háblales de la importancia de la ecología en el trabajo.[/box]

Apaga el ordenador, no lo dejes suspendido

Existe por ahí la mala costumbre de dejar el ordenador suspendido o en hibernación al terminar la jornada. ¡Error! ¿Sabes la cantidad de energía que estás desperdiciando? No supone ningún esfuerzo apagarlo antes de irte y volver a encenderlo al día siguiente. ¡El planeta te lo agradecerá!

¿Has tomado nota de las próximas medidas que vas a tomar en tu empresa para hacerla más sostenible? ¡Esperamos que sí! Como ves se trata de pequeños gestos que si se trabajan en equipo, pueden sumar mucho valor a la ecología en el trabajo y al cuidado del medioambiente global. ¡Apostemos por ello!