Vivimos en una sociedad de consumo y eso, a priori, no debería influir en otros aspectos vitales como nuestra salud o la salud del planeta. Sin embargo no es tanto el consumo en sí, sino la forma en la que lo llevamos a cabo, la que sí que está dañando nuestro medioambiente y, por tanto, mermando nuestra calidad de vida.

Respirar un aire contaminado, consumir pescado con trazas de plástico, o incluso las inundaciones o periodos de extrema sequía que sufrimos, son ejemplos de cómo el daño que hacemos al medioambiente afecta a nuestro bienestar.

[box] Desde hace un tiempo se está oyendo hablar de otro estilo de consumo: el comercio justo.[/box]

Este, además de velar por la sostenibilidad ambiental, lo hace por la sostenibilidad económica y social de la población.

Descubre qué es el comercio justo y algunos ejemplos de productos que se demandan bajo esta filosofía Clic para tuitear

¡Hablemos más sobre el comercio justo!

A continuación, pasaremos a definir qué es y a elaborar un listado de algunos de los productos de comercio justo más demandados hoy día.

¿Qué es el comercio justo?

Cuando hablamos de consumo, no es tan importante el hecho en sí, sino la filosofía bajo la que lo hacemos. Ella es la que marcará el impacto ambiental, económico y social que provoquemos en el mundo.

El comercio justo es una nueva forma de consumo que promueven ONGs, las Naciones Unidas y otros movimientos sociales, como por ejemplo el ecologismo, que busca que haya una relación equitativa entre los productores y los consumidores.

[box] El comercio justo es la suma de la sostenibilidad ambiental, económica y social del planeta.[/box]

Eso es algo que con la aparición de grandes superficies, centros comerciales y la disminución del comercio local, se está perdiendo. La relación entre productor y consumidor es prácticamente nula. Algo en lo que salen perdiendo ambos. Por eso, quienes son conscientes de esta realidad, han comenzado a vender o a comprar productos de comercio justo.

[box type=”info”] El desarrollo no tiene por qué ser igual a explotación de recursos, daños al medioambiente, aparición de enfermedades, riqueza desigual, conflictos políticos…[/box]

El desarrollo debería ayudarnos a crear un mundo mejor en el que vivir, ¿no?  De qué sirven tantos avances médicos, tecnológicos, humanos, si no somos capaces de aplicarlos para mejorar nuestra calidad de vida.

Calidad de vida no es solo tener un hogar y ciertas comodidades, sino poder vivir en un mundo mejor en todos los niveles:

  • Ambiental
  • Económico
  • Social

Comercio justo y filosofía sostenible

Afortunadamente, cada vez hay más personas conscientes de qué es el comercio justo y la necesidad de promoverlo. Por ejemplo, en colegios y universidades, es frecuente ver actividades orientadas a fomentar esta filosofía en niños y jóvenes.

Es una forma de darlo a conocer entre quienes aún no han oído hablar de él en casa o en su círculo más cercano y, a la vez, de dar voz a esos pequeños productores que están trabajando para que los productos de comercio justo tengan mayor protagonismo en el mercado.

También en ferias y eventos es habitual ver, entre el catering y merchandising que ofrecen, este tipo de artículos. Son un escenario perfecto para darles visibilidad y demostrar el compromiso de los organizadores con esta filosofía.

Veamos por qué es tan importante promover el comercio justo:

  • Defiende las relaciones comerciales justas y equitativas, tanto a nivel internacional como local, para acabar con la pobreza y asegurar unos recursos mínimos para todos.
  • Favorece la seguridad alimentaria y ayuda a que no desaparezcan las técnicas de agricultura sostenible.
  • Persigue eliminar las desigualdades de género, equiparando las condiciones laborales de todos.
  • Lucha por acabar con el trabajo forzoso, la explotación de niños y por instaurar unas condiciones de trabajo dignas para el conjunto de la población.
  • Busca proteger al planeta, aplicando técnicas de producción que no generan impacto ambiental ni sobre-explotan nuestros recursos.

Por todo ello, es necesario darles vida a todas esas ideas de comercio justo que surgen en diferentes lugares.

[box] No importa lo pequeño o grande que seas, lo importante es cómo vas a contribuir a mejorar el mundo.[/box]

Productos de comercio justo

Actualmente, existen locales especializados en comercio justo que venden productos elaborados bajo las condiciones que esta filosofía defiende. Incluso, se han podido ver algunas secciones en grandes superficies, donde se ofrecen este tipo de productos.

Es un terreno en el que aún queda mucho por hacer pero, a día de hoy, podemos encontrar una amplia variedad de artículos de comercio justo que van desde la alimentación, hasta la cosmética, el alcohol y otros productos artesanales.

¡Veamos algunos ejemplos!

Cafés

Los hay molidos y al grano. Proceden de la agricultura ecológica. Y hay de diferentes países, tales como Colombia, Nicaragua, Honduras, México y Perú. La mayoría vienen empaquetados en envases eco friendly, lo que los hace aún más sostenibles y queridos por el público del comercio justo.

Cereales y pastas

Hay también una amplia variedad de arroces, quinoa, cous cous, fideos, spaghettis… que han sido elaborados a través de esta filosofía, respetando el medioambiente y los derechos de las personas. Estos alimentos son muy saludables ¡y te permiten  hacer grandes recetas con ellos!

Tabletas de chocolate

Si eres amante del chocolate, en el comercio justo podrás encontrar tabletas de chocolate negro, con leche, blanco, con anacardos, jengibre, lino, trocitos de café, caramelo, naranja, limón, quinoa… ¡Y todos están riquísimos! Lo difícil será decidirte por uno.

Geles, champús y cremas

Aunque creas que la oferta puede ser más limitada, en el comercio justo también existen alternativas para pieles y cabellos más castigados. Por ejemplo, en cuanto al cabello, hay anti-caída, para pelo graso… También hay cremas y bálsamos regeneradores, para cuidar la dermatitis en bebés… Y casi cualquier otro producto que necesites.

Bisutería

Otras ideas de comercio justo van más allá de la alimentación. Hablamos por ejemplo de la bisutería. Si te gustan este tipo de productos, puedes encontrar pendientes, brazaletes, collares, pulseras… Algunos de los materiales de los que están hechos son el vidrio reciclado, algodón reciclado, acero y cuero.

Papelería

Los mismos materiales que se usan en la bisutería de comercio justo, se pueden emplear para hacer otros productos como estuches escolares, sellos, bolígrafos, tarjetas. Aquí también podemos hablar de madera y papel reciclados.

¿Qué tipos de productos consumes ya? Te animamos a que pruebes algunos de los que te acabamos de presentar. En la medida que te sea posible, podrás contribuir a hacer un mundo más sostenible. ¡Está en nuestras manos!