Desde que nos levantamos por la mañana, hasta que vamos a dormir por la noche, desarrollamos actividades que pueden derivar en algún tipo de daño ambiental. Piensa en un mal uso del agua en el baño o la ducha, la generación de plásticos cuando hacemos la compra, la contaminación del aire…

Incluso mientras dormimos es posible que estemos causando daños, si es que dejamos alguna luz encendida, o en el caso de la calefacción y aire acondicionado lo ponemos a funcionar a una temperatura inapropiada.

Pensar, reflexionar y tomar conciencia de la repercusión de cada paso que damos, nos ayudará a vivir mejor y a tener un entorno más saludable.

[box] Existen muchas formas de dañar el medioambiente. Tantas como actos irresponsables pueda haber.[/box]

La actitud y la educación son dos de los valores que más impactan en el comportamiento de las personas ante un tema tan delicado como es el cuidado del planeta.

Por eso, si desde pequeños adoptamos una conciencia profunda de lo que provoca todo el daño ambiental que podemos causar con nuestros actos, podría ocurrir un cambio importante en la sociedad. ¡Fomentemos el respeto al medioambiente en casa y en los coles!

Descubre cómo puedes estar dañando al medioambiente y qué puedes hacer para evitarlo Clic para tuitear

Características del daño ambiental

¿Qué entendemos por daño ambiental? Esta es quizá la primera pregunta a la que deberíamos responder antes de pasar a ver sus características.

Un daño ambiental es cualquier acción o comportamiento que comprometa el bienestar o altere de forma negativa el estado de alguno de los elementos naturales de nuestro entorno: agua, aire, suelos, bosques…

Así, varios ejemplos de daños al medioambiente podrían ser las emisiones de CO2 a la atmósfera y el vertido incontrolado de residuos a los mares y océanos.

Tomando esta definición y los ejemplos anteriores, será más sencillo entender cuáles son las características del daño ambiental. ¡Veámoslas!

  • Consecuencias irreversibles. Hay daños que son irreparables, como por ejemplo la extinción de una especie animal.
  • Efectos acumulativos. La suma de gases emitidos en diferentes lugares genera un impacto global en la atmósfera.
  • Alteraciones catastróficas. Acumular daños puede dar lugar a situaciones como el desorden de la cadena alimentaria.
  • Rápida difusión. Las consecuencias de un daño pueden darse en lugares lejanos de donde se produjo.

Todas estas características hacen que la protección del planeta sea una prioridad.

Formas de dañar el medioambiente: Ejemplos

[box type=”warning”] La realidad es que de todas las actividades que desempeñamos a diario se puede derivar algún daño ambiental, si no las llevamos a cabo con conciencia.[/box]

De ahí, la importancia de entender el impacto que cada una de ellas genera en nuestra salud y en la del planeta.

A continuación comentaremos los más relevantes. Pero, si verdaderamente deseas contribuir a que todos podamos disfrutar de un planeta más sostenible, piensa antes de actuar.

Daño al medioambiente por la basura

Ya sean desperdicios, envases, bolsas, paquetes… La basura es todo aquello que se acaba acumulando en vertederos y, por tanto, no se puede reutilizar ni reciclar.

En el caso de residuos inertes que pudieran tener una segunda utilidad, para que así fuera, se deberían separar correctamente y hacer un uso más responsable de cada material, ¡especialmente del plástico!

¿Por qué? ¿Qué daño hace el plástico al medioambiente?

A pesar de que es un dato difícil de calcular, su impacto es tal que ya hay islas creadas a partir de ellos en mitad del Pacífico. Y esto afecta a la vida de numerosas especies marinas del planeta.

Daño al medioambiente por la tecnología

La fabricación de tecnología también es uno de los puntos importantes a través de los cuales se genera daño ambiental. La razón es que para ello son necesarios diferentes recursos minerales que se extraen de la tierra.

Un ejemplo de ello es el coltán. Se usa en la fabricación de teléfonos móviles y su abusiva extracción está agotando las reservas de este mineral, además de provocar un daño ambiental importante a causa de la deforestación que se realiza para acceder a los yacimientos.

Daños provocados por sobrepasar límites de emisión

Además de los daños al medioambiente por la basura y los daños al medioambiente por la tecnología, hay otros que también se consideran relevantes y que están relacionados con el aire que respiramos.

La contaminación atmosférica forma parte de los mayores problemas que existen en la sociedad actual. Cada vez hay más habitantes en el mundo, más países industrializados y más emisiones a la atmósfera.

En grandes ciudades ya hay medidas de circulación para controlar los gases procedentes del transporte, pero sin duda es un terreno en el que aún queda mucho por hacer.

Daños derivados del turismo

En línea con la idea anterior, el mundo crece, evoluciona y cada vez es más fácil viajar, visitar nuevos países, conocer nuevas culturas… y eso se traduce en nuevas fuentes de daño ambiental.

El aumento de población, aunque sea puntual, lleva asociado una serie de necesidades que, si no se satisfacen de forma responsable, acaban perjudicando al planeta.

Algo habitual es visitar nuevas ciudades y llevar una mochila cargada de snacks, botellas de agua, aperitivos, algún sándwich… Y todo eso genera residuos. Apostar por envases y envoltorios reutilizables podría ser una medida para paliar este efecto.

Cosas que NO dañan el medioambiente

Hablando de medidas para paliar el efecto del daño ambiental que provoca las actividades del ser humano, cabe destacar que también existen ideas para un estilo de vida más natural sin dañar el medioambiente. ¡Comentemos algunas!

  • Separar los envases y la basura que generamos en casa, la oficina, el colegio y cualquier otro lugar.
  • Apostar más por el transporte público para trayectos largos y caminar para trayectos cortos.
  • Alejarse del usar y tirar y reutilizar todos aquellos envases que sea posible.
  • Sustituir el plástico por el vidrio y evitar un consumo excesivo del mismo a la hora de hacer la compra.
  • Utilizar bolsas y envases reutilizables para ir al mercado, o transportar alimentos al trabajo o excursiones.

Como ves, hay muchas opciones y alternativas de cosas que NO dañan el medioambiente. Solo es cuestión de pensar en el bien común y de forma responsable.

Todos nuestros actos tienen consecuencias en el planeta, un planeta que nos da la vida y del que depende nuestro bienestar. Aunque solo sea por eso, piénsatelo dos veces antes de hacer algo que pueda dañarlo.