Nos lo están repitiendo hasta la saciedad. El cambio climático es ya una realidad. Y cada día se manifiesta de forma más intensa en diferentes lugares del planeta. ¿De verdad que no vamos a hacer nada para frenarlo?

Muchos de los factores desencadenantes de esta situación están provocados por nuestras actividades diarias, así como por nuestros hábitos y estilo de vida. Si cada uno de nosotros hiciéramos un pequeño cambio, la suma generaría un gran impacto positivo sobre las consecuencias del cambio climático.

Con esto, conseguiríamos detenerlo y minimizar sus efectos, los cuales a veces son devastadores; inundaciones, olas de frío, olas de calor… Salvar el planeta y vivir en un lugar más confortable está en nuestra mano.

Es una obligación moral cuidar el entorno que nos permite desarrollarnos, y que tantos recursos nos aporta para ello. Se lo debemos, ¿no crees?

El futuro del planeta está en nuestras manos, tomemos responsabilidad y actuemos en su beneficio.

Porque la gravedad del asunto no es poca cosa, a continuación te contamos con más detenimiento qué es el cambio climático, cuáles son sus causas para poder evitarlas y cuáles son sus consecuencias.

¿Qué es el cambio climático? Causas y consecuencias Clic para tuitear

¿Qué es el cambio climático y qué lo causa?

Estamos ante una situación preocupante. A lo largo de la historia han habido cambios en el clima del planeta, pero nunca se han producido a la velocidad que están ocurriendo ahora.

La razón principal es que hasta nuestros días esto ha sucedido de forma natural. Y era un proceso lento (millones de años). Sin embargo, ahora es un proceso acelerado que viene provocado por la alteración de la composición de la atmósfera, normalmente debido a la actividad humana.

Con lo que, ¿qué es el cambio climático? A día de hoy el cambio climático es una variación en el clima que viene provocada por la actividad humana y que está afectando a la composición natural de la atmósfera.

Esta alteración viene dada por los llamados gases efecto invernadero, tales como el dióxido de carbono, el metano, gases fluorados y óxido nitroso. Es cierto que estos gases también se emiten de forma natural. Pero la actividad humana los ha incrementado de forma tan notable que la atmósfera no lo resiste.

Teniendo esto en cuenta, ¿cuáles son las causas del cambio climático? En resumen, todas las actividades que emitan gases efecto invernadero, como:

  • Deforestación. Los bosques son sumideros de CO2 y, si los talamos, nos quedamos sin ellos. Por tanto, sin una fuente natural y vital capaz de absorber este tipo de gas que daña a la atmósfera y provoca el cambio climático.
  • Actividad industrial. La combustión de combustibles fósiles en este sector está a la orden del día. No decimos que para frenar el cambio climático haya que parar la industria, pero sí pasar a usar fuentes de energía alternativas.
  • Transporte. En este caso ocurre igual que en la industria. Aún dependemos mucho de los combustibles fósiles. Sería necesario apostar más por vehículos eficientes y que usen energías alternativas.
  • Producción agrícola. El uso de fertilizantes con nitrógeno es otra de las causas del cambio climático. El aumento de la población hace que haya que usar este tipo de químicos para acelerar la producción y alimentar a todos los habitantes del planeta.
  • Ganadería intensiva. Ocurre igual que con la agricultura. El aumento de la población lleva a un aumento en el consumo de carne. Por tanto, la ganadería se debe intensificar para producir más, siendo esta una fuente de emisión de metano muy importante.

¡No hay ni un minuto que perder! Debemos encontrar soluciones al cambio climático. El desarrollo y evolución no debería estar ligado a problemas medioambientales como este.

Consecuencias del cambio climático

Nos estamos acostumbrando a sufrir olas de frío, de calor, inundaciones, lluvias torrenciales, desbordamiento de ríos, tornados… Pero esto no es para nada normal, sino que está provocado por el cambio climático. Y, cuanto más fuerte se haga, mayores serán sus efectos. En otras palabras, de aquí a unos años, podría ser incluso peor.

No obstante, a día de hoy las consecuencias del cambio climático son las siguientes:

Fenómenos meteorológicos extremos

Es decir, lo que ya hemos comentado antes; sequías, inundaciones, olas de frío, de calor, temperaturas extremas, tornados, ciclones… Y cualquier otro fenómeno de los que ya estamos sufriendo.

Esto provoca pérdidas humanas y materiales. Con lo que, aunque solo fuera por egoísmo, deberíamos replantearnos si estamos actuando bien y proponer soluciones efectivas.

Mayor pobreza y desigualdad

Paradójicamente, los efectos del cambio climático son más devastadores en países subdesarrollados. O sea, en aquellos que menos han contribuido al cambio climático.

Como consecuencia, la pobreza y desigualdad se acentuará aún más. A día de hoy están menos preparados para soportar las consecuencias del cambio climático y esto implica que el impacto sea mayor.

Aumento de enfermedades

El cambio climático, además de todo lo anterior, provoca un empeoramiento en la calidad del aire, del agua y aumenta la transmisión de enfermedades. Y, por ende, afecciones como la malnutrición, el estrés calórico, el paludismo o la diarrea van a ser la causa de muchas muertes en el planeta.

Esto empieza a ponerse feo. ¡Estamos hablando de muchas vidas!

Crisis alimentaria

Si cada vez son más frecuentes fenómenos meteorológicos como los que hemos comentado antes, nos vamos a tener que enfrentar a pérdidas enormes de cultivos, ganado, infraestructuras y otros recursos que usamos para alimentarnos.

De nuevo, resulta paradójico que se intensifique la agricultura y la ganadería para abastecer a la población y esto impacte en el cambio climático y que, a su vez, suponga efectos como la pérdida de tierras y ganado.

Manifestación del cambio climático: Soluciones

La manifestación del cambio climático ya es un hecho. No hay día que no recibamos noticias de algún desastre natural provocado por este. Ocurren en todos los países del mundo, ninguno se libra.

¿Y qué tipo de soluciones podrían resultar efectivas? Vamos a ver algunas de ellas:

  • Disminuir las emisiones de CO2. Para ello, mantener los bosques vivos es de suma importancia, así cómo desarrollar energías alternativas a las principales fuentes que emiten este gas.
  • Reducir el uso de combustibles fósiles. Tanto en la actividad industrial como en el transporte, es necesario igualmente desarrollar el uso de energías renovables. Ya se ha dado algún paso, pero no es suficiente. ¡Hay que avanzar!
  • Políticas de desarrollo sostenible. Para no comprometer el futuro de las generaciones que están por venir, lo ideal sería fomentar hábitos sostenibles que protejan al medioambiente, el bienestar social y el crecimiento económico (por ejemplo con Smart Cities).
  • Concienciar a la población. Este es el factor decisivo. Si no conseguimos que la población entienda la gravedad del asunto, nada cambiará.
  • Leyes más restrictivas y sanciones. Y por último un marco legal más estricto podría ser de gran apoyo para todas las soluciones al cambio climático anteriores. ¡Hablemos con nuestros políticos!

En este artículo hemos visto qué es el cambio climático, cuáles son sus causas, consecuencias y posibles soluciones. Pero… ¿sabías que el 24 de octubre se celebra el Día Internacional del Cambio Climático?

Contra este problema hay que luchar todos los días del año. Sin embargo, en este día tan señalado podemos gritar más fuerte y participar en la celebración para sensibilizar a la población de lo que está ocurriendo. ¡Unidos venceremos!