En algunas ocasiones nos han preguntado los motivos por los cuáles elegimos unos modelos y no otros. Por qué unos colores finalmente son los definitivos, o simplemente los motivos de los nombres de las colecciones.

Pues bien, hoy estamos aquí para despejar algunas dudas. Nos hemos propuesto sacar a relucir todo aquello que no veis, ¡que no es poco! más bien todo el proceso que hay detrás es bastante largo, y lo que veis son únicamente los resultados fruto de varios meses de “pico y pala”. Y es que hay tanto trabajo como ilusión detrás de cada proyecto… mucho esfuerzo enfocado sobre todo en transmitir valores ecológicos y sostenibles, que demuestren que consumir de forma consciente no es ni mucho menos aburrido. Es una aventura en la que aparte de ayudar al medioambiente te ayudas a ti mismo con una filosofía de vida sana y saludable.

¡Así que comencemos! ¿Por dónde empezar? Sin ir más lejos hace un par de días comunicábamos que nuestra colección Animals crecía en forma de 2 nuevos integrantes, los famosos pingüinos y mapaches que seguramente ya habrás visto. Y es que detrás de esta colección Animals hay un gran estudio en el que en primer lugar nos centramos en nuestro público, ¡para nosotros es lo principal!, y también todo un proceso creativo con muchas horas a las espaldas.

El proceso creativo

Aquí entra en juego hasta el detalle más absurdo que te puedas imaginar. El primer paso siempre es definir muy bien a quién va dirigida nuestra nueva colección. Una vez lo tengamos claro y definido, tenemos que analizar a este público, sus gustos, sus necesidades, sus costumbres, su entorno… Cuando todos estos cabos están claros y unidos, pasamos a buscar un diseño que se adapte al mayor número de personas de ese target, siguiendo siempre el estilo que nos define. Una vez que tenemos todo esto, creamos una serie de bocetos para testear cuales son los que podrían tener más éxito. En el caso de Animals, es muy importante que el diseño aparte de conectar con el niño que es el público final, conecte con la madre o padre que en este caso serán los que harán la compra.

Cuando ya hemos definido los diseños que más nos gustan, los sometemos a un testeo en mamás, papás, niños, niñas y profesionales del sector. También nos resulta muy útil la opinión de las tiendas donde se venden nuestros productos, ya que son los que tienen contacto directo con el cliente final y saben mejor que nadie lo que se demanda.

Cuando tenemos los 4 o 5 diseños seleccionados, hacemos las pruebas pertinentes de color impresas sobre tela. Ahora es cuando toca verificar que tanto el color como el tamaño de los diseños son los que queríamos, escogiendo también el color para las etiquetas y el velcro.

Finalmente toca coser y cantar. Pedimos una maqueta física de cómo quedará el producto final, ¡y listo! Si tiene el ok procedemos a su fabricación enviándolo a producir.

Todo lo que hacemos tiene un sentido

Absolutamente todas nuestras acciones tienen un por qué, y por supuesto más aún cada colección que sacamos. En este caso nuestra misión es proyectar que hasta los más pequeños pueden llegar a cuidar del medioambiente de forma original y divertida. Desde que van al colegio por la semana, hasta que van al parque en sus momentos de ocio, cualquier momento es bueno para llevar sus alimentos en envoltorios sostenibles que cuiden el medio ambiente. Y esto no es todo, de esta forma potenciamos también unos hábitos de alimentación saludable, ya que dejamos de lado toda la bollería industrial envasada y nos pasamos a lo natural y saludable preparado en casa.

Material para comunicación

Una vez tenemos el OK, mientras se producen los diseños, contactamos con nuestro fotógrafo para desarrollar y montar todo el shooting de cada producto. Se personaliza cada fotografía con productos relacionados teniendo en cuenta las preferencias y el entorno de nuestros protagonistas, por ejemplo, teniendo en cuenta los gustos de los mapaches, cogemos avellanas para hacer las fotos más cercanas y dinámicas.

Comunicación

¿Cómo llegamos a vosotros? Este proceso también tiene varias fases, debemos tener en cuenta por qué canales comunicar y cómo hacerlo.  Desde nuestras redes sociales, a través de newsletters o mismamente en nuestra web. Y es que nos encanta crear contenido e historias para nuestra audiencia.

Es importante identificar en qué plataformas están los consumidores que forman parte d nuestro target adaptándonos a sus intereses y necesidades.

Hay que empezar a aprovechar todo lo que el terreno online puede brindar a los lanzamientos de nuevas colecciones ¡Ahora es el momento y estamos aquí más presentes que nunca!