La alimentación de los más pequeños supone para muchos padres todo un reto cada día. Especialmente para aquellos que conviven con el eterno “no me gusta” de sus hijos. Pero, ¿por qué resulta tan complicado? Seamos sinceros, un plato de verduras, una pieza de fruta o un pescado a la plancha no son nada atractivos para ellos.

Es más, incluso se podría decir que son aburridos. A estas edades, los niños solo quieren jugar, experimentar, salir a la calle… Y, en definitiva, disfrutar y entretenerse.

¿Y si llevamos todo eso a la comida? ¿Crees que es posible? ¡Cocinemos platos divertidos para niños! Convirtamos la comida en un juego para ellos. Hagamos que participen en su elaboración y démosle formas divertidas para que disfruten mientras comen un plato de espinacas, una manzana o un plato de arroz con pescado.

Ideas para hacer más divertidos tus platos y conseguir que los peques coman fruta y verdura Clic para tuitear

Gracias a los platos divertidos con frutas y verduras, la hora de la comida pasará de ser algo aburrido a ser el momento favorito de los peques. Aprenderán sobre alimentación saludable, adquirirán buenos hábitos para su desarrollo y toda la familia vivirá eco momentos que recordaréis siempre.

¿Y cómo es esto posible? En este post, te contamos la historia real de una mamá que decidió hacer de las meriendas momentos más divertidos y saludables (tanto para su familia, como para otros seres queridos en forma de regalo).

Así que, ya sabes, toma nota de su caso y de algunas ideas para llevar la creatividad a tu mesa. Comienza ya a cocinar platos divertidos para niños, ¡que cuiden de su salud y del medioambiente!

Platos con fruta o verdura: ¿Problemas con los niños?

Se podría decir que aprender a comer es una asignatura más que tienen todos los pequeños. Y esta debe aprenderse en casa, con platos saludables divertidos, aunque en el cole también se fomente.

Si desde edades tempranas son educados en hábitos que son beneficiosos para su salud, cuando sean adultos esto no será un problema. Incluso padecerán menos enfermedades, pues muchas de ellas están ligadas a una mala alimentación.

Al igual que leer, sumar, restar… comer sano les va a servir para toda la vida.

Uno de los grandes problemas de todo esto, es que cuando salen a la calle suelen caer en tentaciones  como comer chucherías, ir a restaurantes de comida rápida y, aunque podría ocurrir de vez en cuando, es necesario evitar que se convierta en una costumbre.

Debemos enseñarles el valor de la comida casera. Tanto los beneficios que les aportan a ellos para crecer sanos como al planeta, que nos agradecerá que generemos menos residuos. Aquí es donde entra nuestra arma secreta: los platos divertidos para niños. ¡Podemos ganarle la partida al azúcar!

Casi toda la bollería, comida rápida, snacks y gominolas, está envasada en materiales perjudiciales para el medioambiente, como plásticos. Los niños deben saber todo esto, y ser conscientes desde pequeños de las consecuencias que acarrea este estilo de vida. De esa forma, cuando salgan al patio del colegio y vean a otro niño comiendo bollería, o algún dulce, no se sentirán atraídos por eso. 

Transformar la alimentación saludable en algo divertido, es posible.

Pero antes de ver algunas ideas de platos divertidos para niños, te contamos nuestra propuesta para introducir la fruta y las verduras en la merienda de tus hijos.

Platos más divertidos con frutas, verduras… ¡y Roll’eat!

Existen situaciones cotidianas, por las que pasan todas las familias con niños pequeños, en las que la alimentación saludable se convierte en todo un reto. Por ejemplo, el momento de la merienda.

Salir del cole y encontrarse con una pieza de fruta o palitos de verduras crudas, que podría ser lo más saludable, no es nada atractivo para los niños.

Igual ocurre cuando pasan la tarde en el parque o de paseo con la familia. En lo único que piensan es en correr, jugar con sus amigos y pasarlo bien. Pero para que así sea ¡necesitan energía! Y tenemos que encontrar la forma de inculcarles hábitos saludables para obtenerla.

¿Cómo? Añadiendo un extra de diversión a sus meriendas. Con esto conseguirás dos éxitos muy importantes:

  1. Que esperen este momento entusiasmados.
  2. Que se acaben toda la fruta y verdura que les prepares.

Y para conseguirlo nuestra propuesta es clara; ¡lleva siempre contigo en el bolso un Snack’n’Go! Esta simpática bolsita de tela porta meriendas, son el gancho perfecto para los niños, que se distraen con sus dibujos y colores alegres.

Para los niños es diversión, pero para las mamis seguridad, ya que:

  • Por un lado, están tranquilas al saber que han conseguido que sus hijos se sientan atraídos por la comida saludable.
  • Por otro, los cierres de velcro hacen que puedan llevar la merienda en el bolso sin peligro de que se ensucie.

Así nos lo contaba esta mami: 

“Las telas los productos Roll’eat son preciosas en físico, y el plástico de dentro es muy blandito y maleable, con lo que se envuelven los alimentos perfectamente.

Compré una bolsa de Snack’n’Go para guardar galletas y fruta, y se cierra fenomenal con el velcro. No es el típico duro que no hay quien lo abra, y tampoco flojo que dé la sensación de que no aguanta.

No dudo que compraré alguna más. Por lo pronto compré una para regalar.”

Pero esta no es la única idea que te vamos a proponer para que tus hijos coman de forma saludable mientras se divierten. A continuación, te hemos preparado una colección de platos muy atractivos y entretenidos a los que estarán deseando hincarle el diente.

 

avocado

 

¿Seguimos?

Ideas de platos divertidos para niños

Muchos padres tienen que hacer auténticos malabares para que sus hijos coman fruta, verdura o pescado. ¡Qué odisea! Pensarán muchos. Si es tu caso, tranquilo, no estás solo o sola.

Hoy vamos a echarte una mano dándote ideas de platos divertidos para niños que incluyen frutas y verduras y, sobre todo, muchas risas, amor para vivir (y revivir) eco momentos únicos.

Platos de verduras para niños

Los vegetales son uno de los alimentos más saludables que pueden tomar los peques, pero a la vez los menos atractivos para ellos. Sin embargo, con las ideas sobre platos de verduras para niños que encontrarás a continuación, puedes conseguir que quieran repetir.

  • Flor de pétalos de zanahoria:

Con guisantes, maíz y zanahoria puedes crear una flor de colores que hará crecer a tus niños sanos y fuertes. Para hacerla todavía más atractiva puedes cambiar cada día el color de los pétalos con otra verdura, o añadirle nuevos elementos como pajaritos de berenjena o un sol de calabacín. ¿Rico, no?

  • La serpiente de ojos rojos:

La mayoría de serpientes dan miedo, ¡pero esta es muy divertida! Para hacer el cuerpo puedes usar vegetales como el pepino, el apio o incluso espárragos verdes.

Para la lengua puedes usar zanahoria y para los ojos trocitos de tomate. ¡Y listo! En pocos minutos tendrás platos de verduras para niños sencillos, rápidos y muy saludables, con los que incluso puedes inventar historias para hacerlos aún más emocionantes.

Platos divertidos con frutas

¿Y las frutas? ¿De qué forma podemos hacer platos divertidos para niños con ellas? Las piezas de fruta son una de las mejores elecciones para las meriendas. Ya sea en casa o en el parque, tomarlas le dará a tu pequeño un extra de energía para estar activo toda la tarde.

Crear platos divertidos con frutas es más sencillo si las van a tomar en casa. Pero si las van a tomar fuera, también podemos recurrir a ideas como hacer brochetas, o crear puzzles con ellas, añadir algún elemento decorativo…

¡Veamos algunos ejemplos!

  • Los delfines de Springfield:

Un simple corte en la punta de un plátano puede convertir esta fruta en un simpático delfín, un animal que gusta mucho entre los peques. Como extras le puedes añadir pequeños frutos rojos, o de otro color, en lo que sería la boca y dibujar unos ojos para hacerlo más real.

Esta idea sirve tanto para merendar en casa como en el parque. Incluso puedes acompañarla con unas uvas que simulen el agua donde nada el delfín. ¡El límite estará en tu imaginación!

  • Manzana ojiplática:

Otro truco sencillo para crear platos divertidos con frutas es ponerle cara a una pieza de manzana. Ten cuidado con los elementos decorativos que uses. Te recomendamos que sean comestibles, para evitar que el niño trague piezas que le puedan hacer daño. Por ejemplo, para los ojos puedes añadir uvas, rodajas de plátano, o una cereza.

Otras ideas

Si quieres más ideas sobre platos divertidos para niños puedes hacer una búsqueda adicional en Pinterest, de donde hemos tomado esta captura.

Ahí vas a encontrar cientos de ideas con los que, por ejemplo, transformar una manzana o una naranja en un cangrejo, un kiwi en una tortuga, o una piña en una marquita.

¿Preparado para incorporar estas ideas creativas en la merienda de tus hijos? La alimentación es uno de los pilares que sostienen el desarrollo y crecimiento de un niño. ¡Fomenta un estilo de vida sana en casa! Y enséñales que la fruta y la verdura también puede ser divertida.