ENVÍO GRATIS a partir de 30€ (península)

Las playas son el lugar perfecto para tomar el sol, nadar, caminar, jugar, navegar, relajarse leyendo o simplemente desconectar.
Sabías que en España contamos con casi 6 mil km de costa, playas y acantilados? Tenemos la suerte de vivir en un país con muchos recursos y por ello debemos tener la conciencia de cuidarlos y mantenerlos en el mejor estado posible. También debes tener en cuenta la gran afluencia de turistas que cada año nos visitan por la calidad de nuestro clima y nuestras costas, una de las principales actividades económicas del país que debemos preservar.
Evitar la contaminación y mantener unas playas sin plástico en una jornada de verano es muy simple si cumples una serie de normas básicas de convivencia y sostenibilidad. Y tú, ¿Crees que están cuidadas las playas españolas?
Sabemos que el comportamiento de todos los usuarios de las playas no es siempre el más adecuado, por ello, con nuestras acciones podemos mantener y preservar la calidad de nuestro entorno consiguiendo una respetuosa convivencia entre animales plantas y personas.
Cuando vamos a la playa, normalmente no nos olvidamos del protector solar, la toalla, la sombrilla, los juguetes de los peques o el agua bien fría ¿verdad? pero de todos estos imprescindibles no siempre se tiene en cuenta el mantener las playas sin plástico y reducir la contaminación. A continuación te compartimos nuestras 3 normas principales para hacer que tu momento de disfrute en la costa sea lo más ecológico posible.
En primer lugar, antes de nada es importante que elijas un transporte público siempre que puedas, elige la bicicleta, el metro o el bus para evitar atascos y reducir la contaminación ambiental. Si el viaje a la playa es en familia, también puedes utilizar un coche único para 4 o 5 personas.
Dicho esto, comenzamos!

La principal norma a la hora de mantener unas playas sin plástico será conseguir el Residuo Zero.

Las latas de aluminio, los envases de vidrio o las bolsas y botellas de plástico son muy perjudiciales para el medio ambiente ya que tardan años en degradarse y la cantidad que hay actualmente en el mar es un problema evidente.
Puedes tomar mano de productos amigables con el medio ambiente y reducir la cantidad de residuos que se generan en la playa, y si finalmente has producido algún tipo de residuo no olvides depositarlo siempre en la papelera antes de irte. Lamentablemente no todos cumplen con esta norma básica de convivencia y no sería la primera vez que alguien no acude a una playa por el simple hecho de decir que está sucia, hay papeleras cada pocos metros y no hay ningún tipo de excusa para no ser limpios y cuidadosos con el medio.

La segunda norma a la hora de mantener unas playas sin plástico será no arrojar nada al agua ni en la arena.

Por otra parte, es importante no arrojar nada al agua ni en la arena, un hecho tan simple y básico que lamentablemente no todos cumplen. El mar hay que cuidarlo y todos tenemos derecho a disfrutar de unas playas sin plástico, sobre todo los seres vivos que habitan en ella, ya que el plástico arrojado al mar hace que los animales lo confundan con alimento y se lo coman llevándoles a provocar su muerte.

Si en algún momento te encuentras con un resto en el mar, recógelo, guárdalo en la mano y deposítalo después en el sitio adecuado, muchas veces el mar parece más un vertedero que otra cosa. También puedes utilizar un bloqueador o bronceador resistente al agua, de modo que no se diluya y contamine el mar.
La arena es otro espacio que lamentablemente podemos confundir en ocasiones con un vertedero. No arrojes colillas o cigarros en ella, puedes llevar un papel donde arrojarlas y después tirarlo en la basura, evitarás así la contaminación y que los niños jueguen con cosas que no deben. Un ejemplo de la importancia de este residuo es la campaña Las orillas sin colillas impulsada por el Ayuntamiento de Estepona (Málaga) y los chiringuitos de la ciudad para cambiar un vaso de colillas recogidas de la playa por un refresco o una cerveza. Toma ya!
¿Has tomado nota sobre todo lo anterior?
Ya hemos llegado a nuestra tercera norma que habla sobre un comento que muy pocos tienen en cuenta: la ducha.

La hora de la ducha puede ser más importante de lo que crees.

No desperdicies el agua de las duchas, sabemos que están para ser utilizadas pero eso no significa que tengamos que derrochar agua de forma innecesaria, así que ya sabes, tómate tu tiempo pero no hace falta que tengas el botón del chorro siempre pulsado, ¿ok?
Por otra parte, no uses gel o champú, quizás es algo muy placentero pero que puede esperar a que llegues a casa. El uso de estos productos en las duchas de agua dulce que instala el Ayuntamiento en las playas es perjudicial ya que estos productos químicos quedan en la arena, llegan al mar y alteran el ecosistema natural.
La contaminación del mar y de la naturaleza del litoral es una realidad que no podemos pasar por alto, por el futuro de nuestras playas y su fauna y flora. Es posible disfrutar de unas playas sin plástico, solo hay que seguir esta guía.
Preservemos el entorno natural de las costas para el disfrute de todos.

¡Deja las playas como las quieras encontrar en tu próxima visita!

Rolleat

No hay productos