Cómo hacer juguetes reciclados originales: valores sostenibles | Roll'eat
ENVÍO GRATIS a partir de 30€ (península)

Un niño no debería recibir más de cuatro regalos en navidad. Algunos padres pueden pensar que más regalos equivale a más amor. Pero la realidad es que los más pequeños no aprenderán a valorar los regalos si los envolvemos, literalmente, en rollos de embalaje la madrugada de reyes. En todos los hogares hemos presenciado como los niños devoran un regalo tras otro sin prestar atención al contenido. Algunos de ellos, incluso, compitiendo con sus primos por ver quién tiene más regalos. Es por este motivo que cada vez son más los psicólogos y educadores que recomienda implantar en navidad la regla de las “4R”:

  1. Útil: un regalo para llevar puesto
  2. Didáctico: un regalo para leer
  3. Premio: un regalo que deseen
  4. Necesario: un regalo que realmente necesiten

Los valores sostenibles nos ayudan a acabar con esta tendencia consumista que juega en contra de los principios que queremos transmitir como sociedad. La manera más divertida de concienciar a nuestros hijos sobre el valor de las cosas es aprender a hacer juguetes reciclados originales en familia. Pasaremos bonitos momentos juntos estimulando su creatividad y lo más importante, dejaremos de generar toneladas de residuos innecesarios en cualquier época del año. Como ya hacemos desde que le enseñamos a llevar el portabocadillos para niños en la escuela.

Menos tecnología y más creatividad

Hacer juguetes reciclados, además de regalarnos experiencias irrepetibles con nuestros hijos, se nota en nuestro bolsillo Todos salimos ganando con esta iniciativa sostenible. El planeta, los padres y los niños. Nuestros hijos podrán hacer tantos juguetes reciclados como les permita su imaginación. Todo es empezar a separarse de las pantallas y dejarse llevar por un mundo de fantasía palpable.

Por otro lado, hacer juguetes reciclados en casa les ayudará a entender que los regalos no caen del cielo. Sino que hay alguien trabajando para que ellos lo reciban. Por lo que, probablemente, cogerán mayor conciencia sobre el valor de las cosas y cuidarán mejor de sus juguetes. Y al ser reciclados, si los rompen, ningún problema. Pueden volverse a divertir aprendiendo a restaurar juguetes reciclados y dándoles una tercera, cuarta y hasta quinta vida a los objetos cotidianos.

juguetes reciclados

Manualidades con botellas de plástico: ¡Reciclar nunca fue tan divertido!

Es probable que nuestros hijos, como buenos nativos digitales, ya ni reconozcan muchos de los objetos que proponemos. Hacer juguetes reciclados es una buena oportunidad para explicarles para qué servían y cómo se utilizaban los juguetes que marcaron nuestra infancia. Como por ejemplo una máquina de escribir, la cámara de fotos o la caja registradora. Asimismo, podrán trabajar en equipo y jugar con sus amigos al aire libre. Existen cantidad de propuestas creadas con juguetes reciclados para que los niños disfruten y aprendan a compartir. Por ejemplo, después de una merienda en el campo con los portabocadillos para niños, coger unas latas de conserva y unirlas con cuerdas que simulen patas de elefantes. ¡Menuda yincana más improvisada!

“La creatividad es la inteligencia divirtiéndose” (A. Einstein)

Juguetes reciclados con papel higiénico: otra manera de ayudar al planeta

Hacer juguetes reciclados con botellas de plástico o papel higiénico es muy fácil. Se trata de objetos que podemos encontrar en cualquier hogar. Lo cual facilita aún más la aventura de hacer juguetes DIY en casa. Solo necesitamos colores, una mesa de trabajo y a jugar. Podemos crear todo un mundo de animales fantásticos. Reales o inventados. Mansos o fieros. Su imaginación decide. Y si le cogéis el truco a esto de hacer manualidades, en este post también encontraréis otras ideas originales para envolver regalos con rollos de papel higiénico o telas, tan rápido como hacer un portabocadillos para niños. ¡Ideas sostenibles no faltan! Ya veis, reciclar puede ser el juego más divertido de todos.

“Para inventar, necesitas una buena imaginación y una pila de chatarra” (T. Edison)

Regalar un portabocadillos para niños podría ser un buen comienzo para introducirles en el mundo de los valores sostenibles. Así aprenderán que todo puede tener una segunda oportunidad. ¡Hasta el envoltorio del bocadillo es reusable! Si os faltan materiales reciclados también podéis utilizar las cajas de cartón de los regalos de reyes. Recolectar todas las que encontréis en casas de familiares y dejad volar vuestra imaginación. En Pinterest encontraréis muchísimas ideas más. Si os ha gustado este post, compartid para animar a otros papás a pasar un buen rato con sus peques el fin de semana. ¡Feliz año!

 

#Reuse&Reenjoy

 

No hay productos