Abrir la fiambrera, disfrutar del olor de la comida casera y alimentarse de forma saludable… ¿no te parece una buena alternativa a las comidas precocinadas y sándwiches que venden en máquinas expendedoras?

Tu estómago, tu energía y tu cerebro te lo agradecerán. Estarás mejor alimentado, tendrás más fuerza para afrontar el día, y tus niveles de concentración y productividad aumentarán.

[box] Utilizando fiambreras porta alimentos reutilizables, además de cuidar tu salud, estarás poniendo tu granito de arena para cuidar del planeta.[/box]

La mayoría de las veces, una actuación responsable sucede a otra y esta, a su vez, a otra… Y ese es el verdadero significado de la frase “cada gesto suma”.

¿Qué te parece si comenzamos a sumar? El uso de fiambreras te ayudará a mejorar tu salud y la del medioambiente. Sin olvidarnos de tu bolsillo, que experimentará un ahorro considerable cuando dejes de invertir en la comida basura.

Más fiambreras con comida casera y menos máquinas expendedoras: ¿Sí o no? Clic para tuitear

Fiambreras vs máquinas expendedoras

Para las personas que pasan mucho tiempo fuera de casa, la opción de acudir a la máquina expendedora es muy tentadora. Ya sea a media mañana, cuando nos empieza a picar el gusanillo del hambre, a la hora del almuerzo o en la merienda. ¡La verdad es que un tentempié siempre viene bien!

Pero seguir esta rutina 3 veces al día los 7 días de la semana, no es una opción muy saludable. Sin darnos cuenta estaríamos metiendo en nuestro cuerpo grasas, alimentos procesados, azúcares… y otros elementos que pueden dañarnos.

Por otro lado, piensa que toda esa comida viene preparada en envases con la idea de “usar y tirar”, pues están pensadas para comer rápido y seguir con la actividad. Por ejemplo, las podemos encontrar en:

  • Oficinas
  • Tiendas distribuidoras
  • Colegios, institutos y universidades
  • Edificios públicos
  • Instalaciones de ferias y eventos

A lo largo del día, pueden generarse grandes cantidades de residuos únicamente por el uso de estas máquinas. Como ves, están instaladas en lugares donde se concentra un elevado número de personas.

[box type=”warning”] Con que cada una de las personas que pasan frente a una máquina de vending acuda a ella una vez al dia, ya estaríamos hablando de grandes cantidades de basura.[/box]

Sin embargo, no todos lo ven así. Ante esta realidad hay casi a partes iguales defensores y detractores.

Veamos cuáles son los pros y contras del uso de máquinas expendedoras que más se repiten. Empecemos por los pros:

  • Comodidad. En cualquier momento que tengas hambre puedes acudir a ellas, pum, ¡tu snack listo pulsando un botón!
  • Variedad. Incluyen opciones para todos los gustos y momentos del día. Puedes tomar lo que más te apetezca.
  • Plan B. Suelen venir bien a personas que olvidan prepararse la comida o traerla al trabajo, colegio, feria…

Sin embargo, tenemos contras como:

  • Contaminación. El uso de máquinas expendedoras en lugar de fiambreras implica una generación de residuos mayor.
  • Salud. No es comparable la calidad de una comida casera frente a otra preparada y refrigerada en una máquina.
  • Ahorro. Si a diario dejas tu alimentación en manos del vending, tu capacidad de ahorro disminuirá.

Volver a la fiambrera tradicional compensa, nos permite cuidar de nuestra salud y contribuir a una menor generación de residuos.

Fiambreras para niños y máquinas de alimentos en colegios

En EE.UU. está más extendida que en ningún otro lugar del mundo la presencia de máquinas expendedoras en centros educativos. Por lo que no es de extrañar el grave problema de obesidad que presentan la mayoría de menores de 16 años.

Estas máquinas contienen alimentos que pueden llegar a tener hasta 320 calorías. ¿No crees que es demasiado? Los buenos hábitos alimenticios deben adquirirse en edades tempranas, de lo contrario cuando estos niños se conviertan en adultos tendrán graves problemas de salud derivados de su alimentación.

¡Hay que actuar! Porque, aunque en nuestro país es algo que está más regulado, la comida basura está al alcance de todos. Aquí proponemos algunas alternativas:

  • Máquinas expendedoras SÍ, pero de fruta fresca: En colegios podría contribuir a una educación en hábitos alimenticios más constructiva, en oficinas e instalaciones públicas sería toda una ventaja poder matar el hambre con una pieza de fruta antes que con una barrita de chocolate. Y para todos sería una buena forma de empezar a tirar menos envases a la basura.
  • Fiambreras para niños: ¡Atención papis! Somos muchos los que tenemos que darle a la imaginación para que los niños coman alimentos que odian. ¿Por qué no damos un paso más? Existen fiambreras para niños con diseños divertidos, dibujos llamativos y colores alegres que seguro que querrán llevar al cole. Ahí les podemos meter su pieza de fruta o sándwich casero, antes de que acaben comiendo cualquier producto industrial.
  • Otras alternativas de fiambreras porta alimentos: Si no eres mucho de fiambreras o piensas que ocupan mucho espacio, hay otras opciones que puedes usar. Por ejemplo, los porta bocadillos, porta snacks o porta tuppers que tenemos en Roll’eat. Hay muchos diseños, son manejables y pueden venirte genial para transportar tu comida más fácilmente.

Fiambreras porta alimentos para llevar tu comida al trabajo

Los niños no son los únicos que deben adquirir buenos hábitos alimenticios. Nunca es tarde y los adultos también podemos corregir nuestros comportamientos.

Que existan máquinas expendedoras en las oficinas y lugares de trabajo no implica que tengamos que usarlas. En alguna ocasión pueden salvarnos de un apuro, pero su uso no deberían convertirse en la norma diaria.

Preparar la comida el día de antes e involucrar a toda la familia, puede ser una gran idea para que esos hábitos sean adquiridos tanto por niños como por mayores. Cada uno prepara su fiambrera y al día siguiente tenemos todo listo para llevar. Esto  al final repercutirá muy positivamente en todos:

  • Se puede convertir en una tradición muy especial ¡La tradición de la fiambrera!
  • Estaremos tranquilos de que todos estamos comiendo bien. Una comida preparada en casa y con mucho amor.
  • Podremos seguir una dieta equilibrada y variada, sin depender exclusivamente de lo que encontremos en un vending.
  • Promueve valores como la colaboración, la responsabilidad o la solidaridad.
  • Apenas generaremos basura a la hora de comer fuera de casa, apoyando la filosofía de vivir sin residuos.
  • Seremos la envidia de la oficina cuando destapemos la fiambrera e inundemos la sala con el olor de la comida casera.
  • Con el dinero que ahorremos de la máquina, podremos darnos ese capricho que tenemos en mente.

Reflexión sobre el uso de fiambreras porta alimentos

El uso de fiambreras porta alimentos no es una cuestión de modas. Estamos hablando de salud y medioambiente. Algo que repercute directamente en nuestro bienestar.

Por ese motivo, merece la pena detenerse y analizar si los hábitos que llevamos a día de hoy son los que más nos benefician o estamos actuando como agentes perjudiciales para nosotros mismos.

Pequeños gestos como el uso de una fiambrera pueden impactar de forma muy positiva en tu estilo de vida y en el de todos. ¿Por qué no probarlo?