El planeta ha puesto a nuestra disposición una infinidad de recursos naturales para que podamos vivir bien, satisfacer nuestras necesidades y desarrollarnos como personas.

Pero hay un problema. La mayoría de estos recursos son limitados y si no hacemos un uso responsable de ellos, las generaciones que están por venir, se encontrarán con una situación bastante complicada.

La explotación de los recursos naturales es un tema que exige la colaboración de todos para que lejos de ser una preocupación, sea un privilegio que nos aporte bienestar y que goza de máxima salud.

La explotación de los recursos naturales está provocando la degradación del planeta. Cambiar el rumbo, depende de nosotros.

Para conocer cuál es el estado de los recursos naturales y su explotación en la actualidad y, así, tomes consciencia de la necesidad de tomar acción, en este post te contamos cuáles son las causas y consecuencias del uso indiscriminado que hacemos de ellos.

Causas y consecuencias de la explotación indiscriminada de los recursos naturales Clic para tuitear

¿Te quedas? Veamos qué está pasando con nuestros recursos más preciados.

Los recursos naturales y su explotación

Cuando hablamos de recursos naturales nos referimos a todos aquellos elementos que la naturaleza nos ofrece para sumar bienestar a nuestras vidas.

Por ejemplo, serían recursos naturales estos dos tipos, que se diferencian por su perdurabilidad:

  • Renovables: la radiación solar, el viento, la madera, el agua, el calor interno del planeta…
  • No renovables: los minerales, los metales, el gas natural, los combustibles fósiles, los acuíferos…

Lo realmente preocupante de todo este asunto, es la explotación indiscriminada de los recursos naturales no renovables. ¿Por qué? Porque una vez que se agoten, no podremos disfrutar más de ellos. Habrá que buscar alternativas para continuar con nuestro estilo de vida.

Si todos pusiéramos algo de nuestra parte, quizás la situación sería otra. Pero si continuamos haciendo un uso irresponsable de los mismos, va siendo hora de que vayamos buscando nuevas fuentes de energía y recursos capaces de sustituir a estos.

Por suerte, se está empezando a apostar por los recursos que sí son renovables (aunque todavía queda un largo camino por recorrer). Esta es la principal solución que se presenta para aliviar el problema de la sobreexplotación, pero es cierto que es un tema que requiere de consciencia por parte de todos.

Causas de la explotación indiscriminada de recursos naturales

¿Qué es lo que nos ha llevado a la situación actual de escasez de recursos naturales? Las causas que han provocado que estemos hablando de un problema de tal envergadura son muy variadas. El poder y un mal uso de los mismos podrían ser las claves de todo esto.

No obstante, ¿qué te parece si lo analizamos más detenidamente? ¡Vamos a verlo!

  • Guerras y conflictos armados:

El medioambiente siempre ha sido motivo de este tipo de acontecimientos. Al tratarse de recursos que son limitados, y a la vez muy demandados por todo el planeta, todos los países quieren tener su control para poder venderlos y enriquecerse.

En el momento en que hay disputas sobre territorios en los que hay una fuente de petróleo, por ejemplo, nace una guerra. Y con el fin de prevenir estos conflictos, cada 6 de noviembre se celebra el Día para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados, promovido por la ONU.

  • Incremento de la población mundial:

El crecimiento de la población en la tierra lleva consigo un aumento de la producción de alimentos. Es entendible, ¿no?

Sin embargo, esto ha dado lugar a malas praxis en la agricultura que están dañando los suelos del planeta. Con lo que un recurso que nos está dando la vida y nos está alimentando, está siendo destruido por este mismo motivo. Curiosa paradoja, ¿no?

  • Industrialización y avance tecnológico:

Ambos sectores se sirven de recursos naturales para crear los productos que el mercado demanda. Y con los que se enriquecen.

Materias primas como los minerales resultan esenciales para poder crear ordenadores, teléfonos móviles, o cualquier producto industrial como esmaltes, pinturas o elementos de construcción.

Consecuencias de la explotación de los recursos naturales

Todo esto, como puedes imaginar, tiene unas consecuencias en nuestro entorno y estilo de vida. Veamos algunas de ellas.

  • Pérdida de biodiversidad:

La explotación de los recursos naturales tiene un fuerte impacto en los hábitats que necesitan las diferentes especies para desarrollarse. Como consecuencia de esto, se están extinguiendo muchas de ellas. Es más, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) afirma que, hoy en día, hay más de 30.000 especies en peligro de extinción.

  • Escasez de productos agrícolas:

Si seguimos destruyendo nuestros suelos, probablemente cada vez sea menor la proporción de terreno fértil que tengamos disponible para producir alimentos. Esto encarecerá la lista de la compra y aumentará la pobreza en el mundo.

  • Aumento de la contaminación:

Los bosques son un recurso indispensable para nuestro día a día. Son sumideros de CO2 y si nos quedamos sin ellos, no habrá ningún otro elemento capaz de absorber la cantidad de dióxido que se emite a la atmósfera diariamente.

¿Consecuencias? Respiraremos aire contaminado, se dispararán las enfermedades pulmonares y habrá más muertes por esta causa.

Las causas y consecuencias de la explotación de los recursos naturales tienen como punto común las personas.

¡Hagamos algo para frenar este acelerado proceso de consumo y racionalicemos las reservas!

Explotación de recursos naturales: Ejemplos

Para terminar, y para que comprender mejor la gravedad de este asunto, te ponemos algunos ejemplos de explotación de recursos naturales provocados (por las causas que hemos comentado):

  • La extracción de madera para fabricación de muebles. Esto está provocando la pérdida de un valor medioambiental enorme como, por ejemplo, el Amazonas. El cual está sufriendo un proceso de deforestación a una velocidad acelerada. Te recomendamos leer: Cómo contribuir a la reducción de riesgos naturales
  • La sobrepesca para producción alimentaria y mantenimiento de piscifactorías.  Sea cual sea el destino final de los peces que se extraen del mar, la explotación de los recursos naturales que se hace aquí está amenazando la supervivencia de muchas especies marinas. De hecho, la mayoría están en declive.
  • Explotaciones petroleras. A día de hoy el combustible por excelencia que usamos en transporte es el petróleo. Hasta que no se dé mayor protagonismo a fuentes de origen renovable, el uso de este seguirá creciendo. Lo preocupante es que ya se están agotando las reservas de muchos lugares del mundo.

Después de leer esto, ¿crees que merece la pena frenar la explotación indiscriminada de los recursos naturales? Desde nuestra opinión no solo merece la pena, sino que es una obligación de todos como habitantes de este planeta.

Tenemos que dejar huella, sí, pero no una huella asociada a la destrucción y deterioro del medioambiente. ¡Apostemos por lo renovable!