Según los últimos datos que tenemos del Instituto Nacional de Estadística, en España se recogen casi 500 kg de residuos urbanos por cada habitante. La cifra asusta y, lo peor, es que probablemente en la realidad la supera.

¿Qué hacemos con tanta basura? La eliminación de desechos es una de las actividades que mayor impacto tienen en nuestro entorno y en nuestra economía pues:

  • Por un lado, si no se llevan a cabo prácticas respetuosas con el medioambiente, la contaminación aumenta.
  • Por otro lado, cualquier tratamiento que se aplique para la eliminación de desechos, lleva un coste monetario asociado.

[box type=”warning”] Lo ideal sería contribuir a la eliminación de desechos y residuos, rebajando el impacto ambiental.[/box]

Por suerte, a día de hoy podemos hacerlo. Solo basta con cambiar hábitos de consumo, y adoptar unos más saludables para el medioambiente y para nosotros. Así que… ¡Somos más que capaces!

Apuesta por algo diferente y consigue resultados extraordinarios para ti y el planeta entero Clic para tuitear

Eliminación de desechos o residuos: ¿Qué es?

[box type=”info”] Cuando hablamos de eliminación de desechos biológicos, industriales…, nos referimos a la gestión que se hacen de los mismos desde que se generan hasta que, o bien se almacenan, o se reaprovechan.[/box]

La eliminación completa no existe:

  • Si se almacenan, normalmente van a parar a un vertedero, o se transforman a nivel físico y químico para que ocupen menos volumen y se puedan enterrar.
  • Y si se apuesta por un reaprovechamiento, estaríamos hablando de reciclaje, reutilización o valorización.

Como podrás imaginar, el precio ambiental es mucho mayor en el primer caso que en el segundo. Aunque lo más barato de todo sería utilizar, desde un principio, materiales reutilizables en todas nuestras actividades cotidianas.

Imagina, si en lugar de pedir una bolsa de plástico cada vez que vas al supermercado, llevaras una de tela y, además, utilizases envases reutilizables en tu día a día. ¿Qué cantidad de residuos de plástico estarías evitando que se generasen? ¡Bastantes!

Aunque creas que lo que tú puedes hacer a nivel personal es insignificante, comparado con los miles de millones de personas que somos en el mundo, ten en cuenta que cada pequeña acción suma. Y que cada grano de arena, hace una montaña.

Entonces, ¿qué es eliminación de desechos? La transformación de materiales que ya hemos usado en otros que tengan una nueva vida o se puedan verter fácilmente.

Por nuestra salud y la del planeta…. ¡reduzcamos los vertidos!

Tipos de residuos o desechos

Los residuos se pueden clasificar según su peligrosidad, su origen o su composición. Para el caso que nos ocupa aquí, lo más interesante es conocer qué tipos de desechos existen según su composición. ¡Vamos a verlos!

  • Residuos urbanos. Son los que se generan en ciudades y pueblos donde se concentra la población. Proceden de los hogares, oficinas, comercios, restaurantes y otros servicios.
  • Residuos industriales. En este grupo se encuentran los que se derivan de la actividad industrial, procesos de fabricación, utilización, transformación, mantenimiento y limpieza de instalaciones…
  • Residuos sanitarios. Donde incluimos desechos biológicos procedentes de hospitales y otros generados a partir de la investigación y la atención médica.
  • Residuos radiactivos. Pueden ser peligrosos, o no, según su nivel de radiactividad, contienen elementos químicos y proceden de la industria nuclear.

[box] Desde la acción tanto individual como colectiva, podemos frenar el incremento de residuos urbanos.[/box]

Cómo eliminar desechos

Aunque lo ideal sería no generar residuos de ningún tipo, sabemos que en la práctica esto no es posible. Lo que sí es posible, es disminuir la cantidad de desechos que se generan a diario en ámbitos como el urbano, que es donde a la mayoría de la población nos compete actuar.

A continuación, te damos algunas opciones para la eliminación de esos residuos parcial de la actividad del ser humano. Distingamos entre más o menos agresivos con el medioambiente:

  • Almacenar. El almacenaje se puede llevar a cabo para residuos urbanos, industriales y sanitarios, en cuyo caso hablaríamos de vertederos. Para residuos radiactivos, existen unos depósitos especializados y con medidas de seguridad extremas.
  • Reciclar. Este proceso implica que, previamente, los residuos estén perfectamente separados según tipologías. De otro modo, no serían muy eficaces. Consiste en una transformación de los mismos para poder destinarlos a otros usos.
  • Reutilizar. Es la opción que está más al alcance de todos. Hoy mismo puedes dejar de usar la botella de plástico, para beber agua y optar por una de vidrio que puedas volver a usar infinidad de veces.
  • Incineración. En este caso, hablamos de una combustión controlada de los residuos para disminuir su tamaño y poder almacenarlos más fácilmente.
  • Valorizar. De alguno de los procesos anteriores, se obtiene subresiduos que se pueden usar como combustibles para crear energía. Cuando eso ocurre, hablamos de valorización.

Cómo puedes contribuir a la eliminación de desechos

[box type=”info”] Está en la mano de todos reducir la cantidad de residuos que generamos diariamente.[/box]

Solo así podremos bajar la cifra que mencionamos al inicio de este post. Es muy sencillo. Pequeños gestos pueden dar lugar a un cambio enorme en el mundo. ¡Solo hace falta voluntad!

¿Quieres algunas ideas para empezar? Aquí te dejamos un listado de iniciativas que puedes ir incorporando poco a poco para contribuir de forma individual, o desde tu empresa, colegio o institución, a la eliminación de desechos:

  1. Usa bolsas de tela para ir a la compra.
  2. Apuesta por la adquisición a granel para evitar los envasados de plástico.
  3. Sustituye los envases de usar y tirar por envases reutilizables como el Boc’n’Roll.
  4. Lleva al trabajo comida preparada en casa.
  5. Únete a la filosofía Zero Waste; lleva tus propios envases al mercado, reutiliza todo lo que puedas…
  6. Utiliza servilletas de tela en casa y comedores de colegios.
  7. Imprime sólo lo estrictamente necesario.

¿Ves que sencillo es? Todos podemos aportar algo en la medida de nuestras capacidades. No somos industrias ni tampoco centrales nucleares, pero sí somos grandes productores de residuos que se pueden disminuir.

Así que, ¡pongámonos las pilas porque el planeta nos necesita!