ENVÍO GRATIS a partir de 30€ (península)

Cada vez son más las empresas que apuestan por un mundo sostenible implementando acciones «green» que representen sus valores y su compromiso con el medio ambiente. Una empresa socialmente responsable con el medio ambiente a través de pequeños gestos cotidianos puede representar un gran cambio sin necesidad de tener un estilo de vida muy diferente.

La responsabilidad social empresarial o RSE, es la aportación activa y voluntaria de las empresas en el mejoramiento social, económico y ambiental. Dentro de este concepto, se pueden enmarcar un conjunto de buenas prácticas y estrategias que tienen como único fin encontrar el equilibrio entre la economía, la sociedad y el medio ambiente.

Como bien es sabido, actualmente los índices de residuos son un escándalo, cada vez hay más basura que no es reciclada y la contaminación aumenta a pasos agigantados. La buena noticia, si es que puede haber parte buena, es que el número de empresas socialmente responsables con el medio ambiente va en aumento, siendo un factor relevante tanto de reconocimiento como de compromiso con un planeta cada vez más devastado.

Por todo ello, hoy compartimos el decálogo perfecto para que una empresa sea socialmente más responsable y pueda ejercer su papel garantizando nuestra supervivencia en un planeta más verde y sano, reduciendo al máximo los efectos del calentamiento global y concienciando sobre su importancia para todos.

1- Respeta el entorno ecológico en todos los procesos de operación y comercialización, la empresa será socialmente más responsable contribuyendo a la preservación del medio ambiente.

2- No malgastes las materias primas. Consume la energía necesaria utilizándola de forma responsable, e infórmate de donde proceden los productos antes de comprarlos, priorizando aquellos que son respetuosos con el medio ambiente. Puedes utilizar bombillas de bajo consumo o dejar los dispositivos electrónicos en modo ahorro.

3- Reduce, reutiliza y recicla al máximo. Una empresa comprometida será socialmente responsable si aplica las 3R, los 3 pilares fundamentales a la hora de dar ejemplo. La gestión responsable de los residuos que se pueden generar en la empresa, es un acto diario que representa tanto el cambio en la propia empresa como en la vida cotidiana de los empleados que trabajan en ella.

4- Si la empresa requiere de vehículos, procura que no se muevan de forma innecesaria. No olvides utilizar las escaleras antes que el ascendor.

5- Independientemente del sector, todas las empresas podemos colaborar. Seas del sector que seas se puede tomar mano de acciones responsables de muchas maneras: conoce la procedencia de tus proveedores, procura que el aire en la oficina sea puro, utiliza papel reciclado, coloca tazas de cerámica para el café o habilita zonas de comida para que los empleados puedan llevar su propio tupper a la oficina

6- Identifica las necesidades sociales del entorno en que opera y colabora en su solución, impulsando el desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida.

7- Evita utllizar los sistemas de aguas saladas en lugar de las dulces.

8- Procura hacer el mínimo ruido en el medio natural y comunicar si existe alguna anomalía al rededor. La contaminación acústica propia de la vida moderna, tiene efectos muy nocivos en el medio ambiente y los ecosistemas, de hecho, en la antigua Roma ya se prohibía la circulación de coches por la noche. Es muy importante que tengas en cuenta los horarios en los que se trabajará en tu empresa y conocer cómo puede afectar la contaminación acústica al medio ambiente. Muchos animales deciden habitar en un lugar u otro dependiendo de los ruidos que se producen, las fábricas o entornos con condiciones alteradas, generan un desequilibrio en el ecosistema, por ello es muy importante que como empresas mantengas el equilibrio de la biodiversidad.

Los efectos nocivos en la contaminación acústica no se limitan solo a la tierra, también el mar se ve afectado y se ha demostrado cómo el ruido de barcos y naves afecta gravemente a orcas, ballenas y delfines. En definitiva, el tema de la contaminación acústica no es muy mencionado y por ello nos gustaría hacer hincapié en él, como empresa se puede hacer mucho por nuestro planeta.

9- Compartir prácticas ecológicas entre clientes y empleados es igual de importante y necesario. Involucra a todas las partes que te rodean, edúcalos y promueve los valores que transmite tu negocio, explicándoles por qué es tan importante adquirir conocimientos sobre cómo cuidar el medio ambiente para así poder conseguir tener una vida más verde y proyectar el espíritu social de empresa responsable.

10- Crea alianzas con otras marcas verdes.  No hay nada mejor que predicar con el ejemplo, y qué mejor que hacerlo de forma conjunta. Organiza estrategias con otras empresas socialmente responsables con el medio ambiente.

Con el paso del tiempo los consumidores se han convertido en personas cada vez más exigentes y conscientes de la importancia del medio que nos rodea. Ya no sólo exigen características propias y tangibles de los productos sino que van más allá, exigen un valor sostenible que mejore tanto su propio bienestar como el de la sociedad en la que habita. Las empresas socialmente responsables con el medio ambiente ocupan un puesto cada vez más importante en la mente de la sociedad, representando valores del cambio inmediato en un planeta cada vez más desgastado.

Como hemos podido comprobar, ser una empresa socialmente responsable no entiende de sectores ni de grandes esfuerzos, sólo es cuestión de representar nuestros valores con pequeños gestos. La colaboración de las empresas para preservar el medio ambiente repercute tanto en los beneficios de la propia empresa como en el entorno que la rodea, una actividad de suma importancia para el negocio

El medio ambiente no se va de vacaciones: seguir cuidándolo en estas fechas es responsabilidad de todos.

¡Comparte prácticas ecológicas!

No hay productos