El concepto de conciencia ambiental es muy debatido y cuestionado. Hablamos de una actitud ante la vida en la que nos preocupamos por la conservación del medio ambiente y la mejora del estado del mismo. En los últimos años, esta conciencia adquiere mayor importancia desde que la comunidad científica constata que los humanos mediante nuestras acciones afectamos negativamente sobre el medio ambiente.

¿Y qué hacen las empresas?

La sostenibilidad es un tema que cada vez preocupa a más personas, siendo la conciencia ambiental un punto indispensable sobre la mesa de muchas empresas. En los países bajos por ejemplo, se han llevado a cabo diversas iniciativas impulsando el suelo sostenible: una discoteca ha instalado un suelo capaz de transformar la energía cinética de las personas mientras pisan y bailan, en energía eléctrica capaz de alimentar los altavoces y las luces del recinto ¿Buena idea no? Por ello, también se están desarrollando proyectos en otros espacios transitados por muchas personas como estadios de fútbol, aeropuertos para aplicar esta técnica de obtención de energía.

Todas las empresas generan un impacto ambiental en los entornos en los que actúan y ninguna está exenta de ello. Por ello cuando hablamos de impacto ambiental, hacemos referencia a la huella ecológica, a las consecuencias que se producen en nuestro entorno natural tras el desarrollo de una actividad.

Siendo conscientes del problema tan grave que tenemos actualmente, y que va a más si no tomamos medidas, cada vez son más las empresas que se preocupan por el impacto ambiental de sus acciones, pero… ¿Qué entidades se preocupan de su huella ambiental? ¿Qué están haciendo para mejorarla?

conciencia ambiental

Ejemplos de empresas y proyectos con gran conciencia ambiental

Ecover – Bélgica:

La empresa Ecover es un claro ejemplo de empresa Belga con conciencia ambiental, representa la misión de “hacer fácil un estilo de vida sostenible y saludable” mediante sus detergentes y productos de limpieza. Ecover utiliza materiales ecológicos, reciclados o recuperables, con un bajo consumo de energía siendo pionera en el uso de aplicaciones y materias primas que minimizan el impacto de sus productos sobre el entorno.

Gulpener Bier – Holanda:

La empresa cervecera Gulpener Bier tiene como principal incentivo la conciencia ambiental. Gulpener Bier reduce la contaminación en todas sus fases de producción, sus botellas son reciclables y reducen al mínimo en embalajes. Los ingredientes que emplean se cultivan a través de procedimientos ecológicos y todo el proceso se alimenta de energía solar, y sus 70 trabajadores no están autorizados a usar plaguicidas, como recompensa, reciben por sus productos un precio un 10% superior al del mercado.

Dorf-Installateur – Austria:

La compañía austríaca Dorf-Installateur está especializada en la instalación de equipos sanitarios y sistemas de calefacción, y representa nuestro tercer ejemplo de conciencia ambiental. Dorf-Installateur investiga y desarrolla sistemas de calefacción respetuosos con el medio ambiente a través del uso de energías renovables, y desde el punto de vista del equipo humano, apuesta por la formación continua y la motivación de sus empleados, organizando jornadas de puertas abiertas a aprendices interesados en las energías renovables y desarrollando proyectos formativos, teniendo siempre en cuenta la satisfacción de sus empleados.

¿Cómo lo ves?Podríamos ponerte muchos más ejemplos de empresas con conciencia ambiental, por suerte, son cada vez más las compañías que adquieren conciencia apostando por actividades sostenibles.

En nuestro país por ejemplo, el aeropuerto madrileño Adolfo Suárez ha reducido en 586,1 toneladas sus emisiones de CO2 mediante la optimización energética en el transporte de equipajes, entre otros. La compañía vinícola CVNE en 2013 fue la primera del sector vinícola en reconocer una doble huella ambiental tras calcular la huella de carbono y la hídrica que generaba al elaborar su Cune Crianza. Tras diseñar el proyecto Ecofriendly y varios estudios, concluyeron que con la mitad de uso de agua que la media nacional eran capaces de producir la uva necesaria para la elaboración del vino gracias a la gestión eficiente de las prácticas agronómicas. ¡Toma ya!

Otras empresas reconocidas como Danone y Apple comunican también su conciencia ambiental. La empresa alimentaria trabaja para reducir sus emisiones de CO2 a la mitad antes de 2030. Por su parte, la multinacional tecnológica ha conseguido que el origen de la energía de sus instalaciones proceda de fuentes renovables.

Dicho todo esto, ¿Cómo se calcula la huella ambiental? Hay que cuantificar una serie de indicadores que hacen referencia al cambio climático y la destrucción de la capa de ozono, así como los impactos sobre la salud humana, la toxicidad de los productos, con y sin efectos cancerígenos, las partículas que se emiten y que afectan al sistema respiratorio, o la radiación ionizante.

Premios Europeos de Medio Ambiente

Los Premios Europeos de Medio Ambiente dan visibilidad a las compañías que trabajan por la protección del medio ambiente y les ha resultado rentable, puesto que han apostado por la renovación de la gestión, de sus productos o de sus servicios, o por otro lado han logrado un mix perfecto entre negocio y biodiversidad.

Existen cinco categorías diferentes, que serían las siguientes:

  • Gestión para el desarrollo sostenible.
  • Producto y/o servicio para el desarrollo sostenible.
  • Proceso para el desarrollo sostenible.
  • Cooperación Internacional para el desarrollo sostenible.
  • Empresa y biodiversidad.

En cada categoría hay un premio para micro y pequeña empresa y otro para mediana y gran empresa. El jurado está formado por profesionales de la Fundación Biodiversidad. Este personal se reunirá el primer trimestre del año próximo y el veredicto se emitirá durante la primavera de 2020.

¡Así que ya lo sabes, si eres una empresa, manos a la obra!