Cuando bajan las temperaturas es momento de empezar a sacar chaquetas, jerseys, pantalones largos, abrigos… Y todas esas prendas que tienes guardadas que te protegen del frío del invierno. ¡Es la hora del cambio de armario!

Para algunos es una actividad divertida, para otros un auténtico desfile de modelos y para el resto todo un reto. Porque todo cambio de armario verano invierno (u otras estaciones) implica comprobar qué ropa nos sigue quedando bien, qué necesitamos, qué podemos reutilizar de otra temporada…

La ropa conforma uno de los grandes focos de residuos del planeta. Las cifras se sitúan en torno a las 800.000 toneladas de prendas que van a parar a la basura cada año. Sin duda, una situación preocupante.

Sin embargo, el problema medioambiental de esta industria no solo afecta en este aspecto, sino que durante su fabricación. Los vertidos que se producen por compuestos químicos, amenazan la calidad de las aguas y propicia su contaminación.

¡El planeta necesita nuestra ayuda! Cada vez el precio de la ropa es más económico, compramos más y, por tanto, aumentan los problemas derivados de este sector en el medioambiente. Por lo que, ¡depende de nosotros!

Ser consciente de lo que necesitamos, nos ayuda a hacer un buen uso de los recursos que tenemos.

Está en nuestra mano hacer un uso más moderado de la ropa y complementos, consumiendo también marcas de moda sostenibles. Todo ello aliviará al planeta, pero también a nuestro bolsillo porque, aunque la ropa esté a precios bajos, precisamente esto es lo que nos incentiva a despilfarrar más.

Cómo hacer un cambio de armario sostenible en 7 pasos Clic para tuitear

¿Quieres conocer algunas de las ideas que te proponemos para contribuir a la solución de este problema? ¡Dicho y hecho! ¡Empecemos!

¿Cómo hacer el cambio de armario este otoño?

Ponte la ropa de faena porque… ¡empezamos con una de las tareas domésticas más divertidas del año! El fantástico cambio de armario.

Prendas por todos lados, cajones desordenados, perchas fuera de su sitio… y la cabeza a punto de explotar por no saber cómo hacer el cambio de armario de forma ordenada (siendo consciente de lo que tienes, lo que puedes reutilizar, y lo que realmente necesitas).

A continuación, te proponemos una serie de pasos que puedes llevar a cabo para planificar esta actividad, de la forma más óptima y sencilla posible. Pero, sobre todo, sin caer en la tentación de despilfarrar dinero ni poner en riesgo la salud del planeta. ¿Te parece bien?

1) Haz un listado de necesidades

Una de las mejores formas de hacer un cambio de armario, sin caer en la tentación de un consumo desmedido de ropa, es hacer un listado de las necesidades reales que vamos a tener durante los meses de otoño o invierno. De este modo, compraremos solo aquello que realmente vamos a usar, ahorrando en dinero y salud del planeta.

Sea lo que sea que te propongas llevar a cabo, siempre es mejor hacerlo desde un punto de vista consciente. Así, las necesidades que tengas quedarán cubiertas con los recursos precisos, sin caer en despilfarros. ¡Pensar es ahorrar!

2) Vacía el armario y cajones

Para conocer, de principio a fin, qué prendas tienes guardadas y así empezar a tachar necesidades de esa lista inicial, lo ideal es que vacíes todos los armarios y cajones y hagas inventario. De esa forma, no caerás en el error de comprar algo que ya tienes o, incluso, puedes recuperar prendas que tenías olvidadas en el último rincón de la habitación.

3) Clasifica tu ropa

El siguiente paso para hacer un cambio de armario otoño invierno, o primavera verano, es clasificar la ropa que has sacado en:

  • Ropa que necesitas (y que estará en la lista del paso 1).
  • Ropa que no necesitas.
  • Ropa que ya no te queda bien, pero está en buen estado.
  • Ropa que está desgarrada y el tejido ha perdido calidad.

La primera, la guardaremos para usarla en la temporada. La que no vamos a necesitar y la que no nos queda bien, podemos llevarla para donar a alguna iglesia u organismo que luego la reparta entre personas que sí la necesiten.

Por último, la que esté en mal estado no nos quedará más remedio que deshacernos de ella. O reciclarla para crear otro tipo de prendas como trapos o bolsos.

4) Dona la que no vayas a usar

Como decíamos, la ropa que no vayas a usar ¡no la tires a la basura! Llévala a algún lugar donde puedan aprovecharla. En las ciudades hay muchos contenedores de ropa usada y organismos que la recogen para luego repartirla entre personas con menos recursos.

Por otro lado, si conoces a alguien que directamente pueda servirle, ofrécesela. De este modo esta ropa no irá a la montaña de residuos y estarás ayudando a otras personas.

5) Reutiliza prendas de otras temporadas

Y… ¿por qué no haces uso de tu imaginación y reutilizas prendas de otras estaciones? Por ejemplo, un vestido de tirantes puede ser una opción para las tardes de otoño acompañado por una chaqueta o una camisa de manga colocada debajo.

Otra idea podría ser un pantalón corto, tanto de hombre como de mujer, que puede quedar bien con un jersey para el otoño. ¡Hay mil opciones! Puedes crear tantas combinaciones como quieras.

6) Ve a mercados de segunda mano

Si en la lista de tu cambio de armario hay prendas que necesitas, y no puedes reutilizar o no cuentas con ellas, te recomendamos que, antes de ir a las grandes industrias textiles, acudas a mercados artesanos o de segunda mano.

Así, estarás favoreciendo al medioambiente, gracias a que la artesanía no es un sector tan contaminante, y a que las prendas de segunda mano no necesitan tratamiento alguno. Además, contribuirás al desarrollo de la economía local.

7) Crea looks según tu personalidad

Con todo esto, tendrás listo tu cambio de armario. Solo te quedará pensar cómo vas a combinar tus prendas y qué looks de otoño vas a lucir esta temporada.

Una vez lo coloques todo de forma ordenada, podrás decir que has hecho un cambio de armario sostenible sin despilfarrar recursos y cuidando del medioambiente.