ENVÍO GRATIS a partir de 30€ (península)

Las cifras sobre el plástico en el mar hablan por sí solas. Cada año se produce una media de 300 millones de toneladas de plástico y se estima que, para el año 2050, ya habrán más desechos plásticos que peces habitando los océanos. El portabocadillos de Roll’eat es solo una de las múltiples opciones que existen para empezar a familiarizarse con el concepto “zero waste”. Porque no es más sostenible quién más recicla. Sino quién menos contamina.

Y es que ya no se trata únicamente de luchar contra el peligroso cambio climático. Estamos llegando a un punto en el que también debemos protegernos a nosotros mismos en los pequeños gestos diarios. Gran parte de los residuos plásticos que llegan al mar van a parar a nuestro estómago. Por lo que si seguimos con esta dinámica, vamos a acabar por destruir tanto nuestra salud como la del planeta.

Cómo podemos reducir los desechos de plástico en el mar

Según fuentes consultadas por National Geographic, se depositan anualmente cerca de ocho millones de toneladas de plástico en el mar. Un material altamente resistente que puede tardar siglos en desaparecer. Llegados a este punto, solo podemos preguntarnos si los ciudadanos del mundo están preparados para dejar a un lado, definitivamente, los productos fabricados con este material.

Porque es cierto que los gobiernos desarrollan un rol fundamental en este juego medioambiental. Pero no podemos dejar a un lado la responsabilidad del consumidor. El cambio también está en sus manos, ya que en el mundo se recicla menos de una quinta parte del plástico. Concretamente en Estados Unidos, menos del 10%. Es tan grave el problema de concienciación que incluso en España ya te pagan por reciclar.

Se puede empezar por rechazar el plástico de un solo uso para utilizar productos biodegradables o reutilizables. Con pequeños gestos también podemos conseguir grandes cosas. ¿A qué estamos esperando para dar el salto al movimiento zero waste e incluir en nuestras rutinas hábitos como el uso de un portabocadillos, un termo o una bolsa de tela?

¿Poner fin a la vida de “usar y tirar” con un portabocadillos?

La vida útil de una bolsa de plástico no supera un cuarto de hora y al día se desperdician hasta 13 millones de pajitas de plástico solo en España. Las cuales, según Greenpeace,  tardan 500 años en descomponerse. ¡Incluso los chicles están hechos de caucho sintético!

Foto: National Geographic

Los aditivos químicos que llevan estos desperdicios tóxicos podrían estar migrando hasta los tejidos de peces y humanos. Lo cual implicaría que estamos comiendo pescado contaminado por los famosos “microplásticos”. Algo que parece ya irreversible si tenemos en cuenta las palabras de António Guterres, secretario general de la ONU. Quien afirma que ya hay más microplásticos en el océano que estrellas en la galaxia.

Algunos estudios aseguran que los microplásticos han sido detectados incluso en la sal de mesa comercial y que hasta el 90% del agua embotellada y el 83% de la de grifo, podría contener partículas de plástico. Las alternativas que existen para evitar el desperdicio de plástico en el mar van más allá del portabocadillos. Podemos utilizar solo productos fabricados con silicona, acero inoxidable, vidrio o materiales biodegradables como el papel, el bambú y la celulosa. Como por ejemplo alguno de estos cinco utensilios para ser zero waste en casa y proteger así la biodiversidad, la economía y nuestra salud. ¿Preparado para acabar con el plástico en el mar?

¡Únete a la alternativa reusable!

 

No hay productos