Usar un porta bocadillos de tela es solo una de las iniciativas sostenibles para cuidar el medio ambiente desde la escuela que podéis llevar a cabo con los alumnos. Si eres educador y no sabes qué hacer para colaborar con el medio ambiente, no te pierdas este artículo. Seguro que encontrarás ideas originales y fáciles para despertar la conciencia ecológica de las generaciones del futuro.

Todavía estamos a tiempo de restaurar el planeta y la biodiversidad. Realizar actividades para cuidar el medio ambiente con los niños nos permitirá que, desde pequeños, se sientan identificados con la causa y tengan iniciativas sobre el cuidado del entorno y la naturaleza. El mundo está en sus manos. ¿Les ayudamos a cambiar la herencia medioambiental por la que merecen? Apostemos por un estilo de vida sostenible también en las aulas.

Juegos ecológicos para niños: ser sostenible también es divertido

Cualquier niño puede contribuir a cuidar el medio ambiente desde la escuela a cualquier edad. Solo necesitamos planteárselo como si fuera un juego. Un juego sostenible. Podemos hacer mucho más que reciclar en las escuelas. Además, contribuir al cuidado del planeta desde las aulas también fomenta el trabajo en equipo y la creatividad. La imaginación de los niños no tiene límite. Seguro que si les animamos a pensar un poco salen iniciativas sorprendentes y únicas para reducir, reciclar y reutilizar entre todos.

  1. Reducir el consumo de agua en la escuela: podemos crear divertidos carteles con mensajes sostenibles y dibujos tipo infografías. También podemos jugar a reutilizar el agua de la lluvia para regar las plantas de las aulas y el jardín.
  2. Separar la basura en contenedores distintos: si queremos ser originales, los recipientes para la basura pueden personalizarse con materiales reciclados. Así los niños podrán diferenciarlos más allá de los colores.
  3. Realizar salidas para plantar árboles: trimestralmente se puede hacer una excursión sostenible para que los niños también puedan tomar conciencia sobre problemas como la deforestación, los incendios o el cambio climático. Y sino, siempre podemos cultivar un huerto urbano.
  4. Expediciones para encontrar basura: un juego de lo más divertido es crear grupos y “competir” para ver quien recuperara más residuos desechados. Después todos juntos pueden ayudarse a depositarlos en los contenedores correspondientes.
  5. Hacer manualidades recicladas: tan sencillo como fomentar que lleven a clase objetos que acabarían en la basura, para así jugar a darles una segunda vida entre todos. En este post os damos algunas ideas para hacer juguetes reciclados, por ejemplo.

Estas 5 actividades para cuidar el medio ambiente desde la escuela pueden aplicarse a otros hábitos ecológicos para hacer en casa. Como envolver su bocadillo con un portabocadillos de tela de Roll’eat u otras iniciativas para reutilizar materiales cotidianos.

El portabocadillos de tela de Roll’eat ya está en muchas escuelas

Roll’eat hace muchos años que colabora con escuelas repartiendo portabocadillos de tela. Durante el tiempo de duración de la campaña de concienciación ambiental, los centros educativos, además, llevan a cabo otro tipo de actividades paralelas para cuidar el medio ambiente desde la escuela.

El Ayuntamiento de Barcelona ha entregado a más de 27.000 alumnos Boc’n’Rolls entre las escuelas de toda Cataluña.

Los profesores siempre nos cuentan que los niños están encantados con la iniciativa, porque se toman como un juego incluso el momento de envolver su bocadillo con el portabocadillos de tela. Práctico, divertido y sostenible. ¿Qué más se puede pedir? Si quieres contribuir al cuidado del medio ambiente desde tu escuela contacta con nosotros.

¿Jugamos a ser sostenibles?