ENVÍO GRATIS a partir de 30€ (península)

Llevas muchos años escuchando y leyendo diferentes noticias sobre conceptos como “el cambio climático” y “el efecto invernadero”. Sus consecuencias futuras (ya no tan futuras) son una realidad: la sequía, las catástrofes naturales y la extinción de la flora y fauna son fenómenos cada vez más presentes a tu alrededor. Por todo ello, vivimos una época en la que la sociedad debe promover una educación ecológica tanto a grandes como a pequeño, es imprescindible que esta conciencia se transmita en la escuela y en otros lugares, pero, sin duda, la familia es el lugar perfecto para hacerlo.

Teniendo en cuenta todo esto, ¿Qué actividades son las mejores para promover una educación ecológica en los más pequeños? Debemos ayudarles a acercarse a un tema tan importante como la conservación del medio ambiente. Es importante que como adultos tomemos conciencia del papel tan importante que tenemos en la historia de los más pequeños, por ello, compartimos contigo 5 Actividades ecológicas increíbles que puedes hacer con tus hijos.

¿Comenzamos?

1- Recicla y crea artesanías

educación ecológica

Por todos es bien sabido que los niños adoran pintar y diseñar. Con cajas de cartón, papel higiénico, palitos de helado o antiguas revistas, puedes enseñarles a aprovechar todos aquellos elementos antiguos que se pueden convertir en algo útil y sobre todo, ¡divertido! Para trasmitirles la importancia del medio es necesario hacer uso de las “3R”: Reducir, Reutilizar y Reciclar, unos conceptos muy conocidos por todos aunque la mayoría solo practique la última “R”. Es importante que no solo les enseñes a clasificar la basura por contenedores, lo que hoy consideramos basura mañana puede convertirse en algo útil y educativo.

Hoy en día con la presencia de internet es facilísimo obtener ideas creativas a partir de productos que ya no utilizamos, existen talleres ecológicos para niños que transforman basura en juguetes, decoración y otras muchas cosas que solemos comprar y tirar, generando cada vez más basura.

¿Qué os parece la idea de un futbolín creado a partir de materiales reciclados? ¡Es una monada!

Como ya habrás podido comprobar, en el mercado actual ya existen juegos para niños destinados a la educación ecológica, fomentando la preservación de bosques, la conservación del agua, etc. Pero si te consideras más “manitas”, puedes ayudarles a hacer muñecas de trapo caseras o serpientes a partir de calcetines viejos, serán momentos en familia divertidos y promoverás a que sean conscientes de la importancia del medio. Además, puedes explicarles que no puedes comprarles todos aquellos juguetes que quieren, estarás educando de forma racional y sostenible.

2- Crea con ellos un jardín amigable

¿A qué niño no le gusta ensuciarse y meter sus manos bajo la tierra? La jardinería es una gran oportunidad para que les enseñes a tus hijos la  importancia de la naturaleza y el medio ambiente. Poco a poco verán como a partir de elementos como el agua, unas semillas y fertilizantes se crea algo nuevo.

En realidad, cualquier actividad manual que reutilice materiales y podáis hacer en familia les complacerá muchísimo tanto a ellos como a ti,  además, cada miembro familiar puede plantar semillas diferentes en envases de yogur, animándolos a que ellos mismos sean los responsables de cuidar su pequeña creación, una de las mejores formas de educación ecológica que existen.

educación ecológica

3- Un, dos, tres… Desconexión

Crea una rutina con ellos para desconectar aparatos eléctricos. La mayoría de niños del siglo XXl utilizan ordenadores, consolas, móviles, tabletas… STOP! Puedes optar por una o dos noches al mes sin aparatos eléctricos, di adiós al televisor y hola al entretenimiento en familia, podéis pasar ese tiempo leyendo un libro, pintando o jugando a juegos de mesa ¿Qué te parece la idea?

 

Además de ahorrar ese gasto eléctrico extra, es una oportunidad excelente para unirse con la familia potenciando la educación ecológica.  Además, es importante que tengan en cuenta el gasto energético que conlleva el uso de estos aparatos, procura que no los dejen enchufados cuando no los están utilizando, habla con ellos y recuérdales que antes de acostarse deben desconectar los cargadores y colocarlos en una cesta o cajón.

4- Moverse en bicicleta por el campo o ciudad

Si hay un transporte saludable, divertido y ecológico por excelencia ese es la bicicleta, que además recobra todo su protagonismo en épocas cálidas como en las que estamos. La bici os permitirá tanto a ti como a tus hijos hacer deporte y pasear, convirtiéndose en el medio de transporte ecológico y familiar perfecto. ¿Quién no recuerda cuando le quitaron los ruedines a su bici? Esos momentos son únicos en la infancia de todos y hay que aprovecharlos con nuestros pequeños fomentando el cuidado del medio ambiente y un futuro de costumbres saludables.

5- Inculca el respeto por los animales y las plantas.

Un plan magnífico para hacer con tus peques puede ser ir a visitar viveros, granjas y parques naturales. Vivir experiencias en un entorno natural hará que los niños se relacionen de forma cercana con el medio y aprenderán a valorar lo que les rodea. Ver los animales de cerca e incluso convivir con ellos unos días puede ser una excelente forma de acercar a los niños a la naturaleza para que aprendan a cuidarla y respetarla. Otra buena forma de lograr ese objetivo es la visita a viveros, donde podrán apreciar la diversidad de la fauna y aprenderán a diferenciar unas especies de otras.

Apoya el ecoturismo paseando por la montaña o haciendo camping, tomarán conciencia de la necesidad de cuidar el entorno, evitando contaminar y cuidando la flora y fauna. También puedes enseñarles los tipos de árboles que existen y a que aprendan a diferenciarlos por sus hojas.

Laeducación ecológica está llena de valores y de experiencias, así que aprovecha todo lo que la naturaleza puede ofrecerte, es nuestra casa y debemos cuidarla y enseñar a que la cuiden también.

Según la Unesco, los cuatro objetivos de la educación ecológica para niños son:

  • Concienciarlos y sensibilizarlos ante los problemas medioambientales.
  • Fomentar su interés por el cuidado y mejora del entorno.
  • Desarrollar en ellos la capacidad para aprender acerca del medio que les rodea.
  • Ampliar sus conocimientos ecológicos, en temas como la energía, el paisaje, el aire, el agua, los recursos naturales y la vida silvestre.

Educar a las nuevas generaciones es responsabilidad de todos.

¡El futuro está en sus manos!

rolleat

No hay productos